Alemania será un país mucho más diverso dentro de 20 años

En 20 años una de cada tres personas en Alemania será inmigrante o de origen extranjero. En las grandes ciudades, esta proporción será mayor

0

En 20 años, según los expertos, una de cada tres personas en Alemania será inmigrante o de origen extranjero. En las grandes ciudades, esta proporción ascenderá hasta un 70 por ciento, dijo el jefe del área de investigación sobre inmigración en el Instituto Federal de Investigación sobre el Empleo (IAB), Herbert Brücker, a Die Welt. Para satisfacer la demanda de mano de obra, Alemania debe abrirse en el futuro a muchas nacionalidades, según el economista.

“Alemania será más colorida”, dijo Brücker. “En la actualidad, aproximadamente una cuarta parte de las personas en Alemania tienen antecedentes migratorios, y en 20 años será de al menos el 35 por ciento, pero también podría superar el 40 por ciento”. En Berlín, esta proporción es ahora del 35 por ciento, y lo que vemos hoy en las grandes ciudades será normal para todo el país. En una ciudad como Frankfurt am Main, entre el 65 y el 70 por ciento de la población será inmigrante o de origen extranjero.

“Sin embargo, es una imagen equivocada creer que una “minoría” de alemanes de origen en el futuro se enfrentará a una “mayoría” de inmigrantes, dijo Brücker, quien también es Director del Instituto de Berlín para la Investigación Empírica de la Integración y la Migración (BIM) de la Universidad Humboldt. “Los alemanes siempre serán, con mucho, el grupo más grande. Los inmigrantes son muy diferentes, muy coloridos. Algunos son musulmanes, otros budistas, la mayoría cristianos. Algunos tienen títulos académicos. Otros son trabajadores.”

Según los cálculos del IAB, Alemania necesita a unos 400.000 inmigrantes por año para que la población activa y, por lo tanto, el poder económico no disminuyan. “Estamos compitiendo con otros países cuando se trata de inmigración, tanto para los altamente calificados como para los poco calificados”, dijo Brücker. Está claro que cada vez vendrán menos trabajadores de la UE. “El potencial de los inmigrantes de los países del este adheridos, como Rumania y Bulgaria, pero también de España o Portugal, está cada vez más agotado”, dice Brücker. Por esta razón, Alemania debe abrirse cada vez más a otros países, como los países africanos o de Oriente Medio, de los Balcanes o Ucrania.