La estrella del Chelsea Mohamed Salah insultado como «poseedor de bombas» por hinchas ultras

Gritos de “Salah es un poseedor de bombas” fueron lanzados en los márgenes del partido del jueves por la noche del Campeonato Europeo.

Gritos de “Salah es un poseedor de bombas” fueron lanzados en los márgenes del partido del jueves por la noche del Campeonato Europeo en el que su equipo, el Chelsea FC, ganó a los Rojos del FC Liverpool, En todo caso, la victoria del Chelsea no fue empañada por los desvaríos de un grupo de islamófobos amargados que fueron allí a desahogar sus frustraciones.

Cuando el racismo anti-islam se expresa en voz alta en un bar donde fluye la cerveza y por ultras que consideran al fútbol como el terreno ideal para difundir su odio, esta escena impactante escandaliza a la opinión pública, a los responsables de los clubes ingleses, y más allá, a todos verdaderos amantes del fútbol.

El despreciable chivo expiatorio de esta banda de descerebrados fue el jugador Mohamed Salah, que, a pesar de las notables actuaciones que muestran su capacidad, se enfrentó una vez más a los peores prejuicios islamófobos, reflejo de estupidez humana insondable.

Condenando las “viles canciones discriminatorias” dirigidas contra el “rey egipcio” del Liverpool FC, designado como “primer goleador de la Premier League” y, por segundo año consecutivo, como “el mejor jugador africano”, la administración de su club ha mostrado su indignación en un comunicado oficial.

“Este comportamiento debe ser llamado por lo que es: sectarismo puro», dijo el club, que añadió que se contactó con la policía para encontrar a las personas que protagonizaron el acto. El Chelsea también denunció “cualquier forma de odiosa conducta discriminatoria”, al tiempo que se comprometió a tomarse tales actos detestables muy en serio para que no vuelvan a suceder en el futuro. «Estas personas son una vergüenza para la gran mayoría de los aficionados del Chelsea, que no los tolerarán en su club”, dijeron los responsables del Chelsea.

Tres de los seis hombres que protagonizaron este acto, filmado en un vídeo, son activamente buscados por la policía y se les ha prohibido la entrada en los estadios de fútbol de por vida, una decisión saludada por el entrenador del Chelsea, Mauricio Sarri, que se felicitó de esta “medida muy fuerte”.