¿Imames en la Bundeswehr?

El Bundeswehr proporciona capellanes a los soldados católicos y protestantes, pero no existen personas que proporcionen asistencia religiosa islámica a los musulmanes.

Nariman Reinke, una oficial naval, es uno de los cerca de 1,.500 soldados musulmanes que sirven en la Bundeswehr.

Nacida de padres marroquíes en 1979, Reinke ha estado en el Ejército desde 2005 y se ha desplegado dos veces en Afganistán. Pero el ser una mujer musulmana en el Ejército alemán no siempre es fácil, le dijo a DW.

Reinke es vicepresidente de Deutscher Soldat (Soldado Alemán), que trabaja para integrar a personas de color y miembros de grupos de inmigrantes recientes o minorías religiosas en el Ejército.

El Bundeswehr proporciona capellanes a los soldados católicos y protestantes, pero no existen personas que proporcionen asistencia religiosa islámica a los musulmanes. Reinke dijo que ella había tratado de poner de relieve esta disparidad más de una vez, incluso abordando el asunto con la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, pero no ha habido progresos durante varios años. Es frustrante para ella y sus colegas musulmanes que, hasta ahora, nadie haya respondido a sus demandas, dijo.

“Siempre tengo en cuenta que podría morir en mis misiones”, dijo Reinke. Por si acaso, ella dispuso que la enterraran de acuerdo con las costumbres islámicas, en lugar de que la pusieran en un ataúd, como hacen muchos soldados. Durante mis misiones en Afganistán, dispuse que mi cuerpo fuera lavado y envuelto en un sudario; siempre llevaba mi sudario en una bolsa”.

La Ley Básica de Alemania requiere que todas las religiones sean tratadas oficialmente por igual y garantiza a las personas la libertad de practicar su fe sin impedimentos. Los musulmanes, sin embargo, son la segunda comunidad religiosa más grande en el Bundeswehr, y no se ha designado todavía a ningún imam como consejero espiritual en el Ejército, lo que contradice la Ley Básica.

Según el Ministerio de Defensa, las negociaciones con la Conferencia Alemana sobre el Islam (DIK) están en curso.

Los representantes de la DIK, sin embargo, dicen que el gobierno solo está participando de mala gana en el tema. Burhan Kesici, el jefe del Consejo Nacional de Islam, un grupo de organizaciones musulmanas, dijo que la Bundeswehr se puso en contacto con el DIK y solicitó una lista de personas que podrían unirse a un grupo asesor sobre imanes en el Ejército de Alemania, pero que luego no dieron un seguimiento a la solicitud. “Parece que no quieren avanzar en este tema”, dijo Kesici.

El gobierno ha enfatizado repetidamente su apoyo formal a una Bundeswehr multicultural. Pero los partidos de la oposición critican la falta de progreso del gobierno en relación con el empleo de imanes para los soldados musulmanes.

“Es hora de aceptar y apreciar la diversidad de creencias”, dijo Tobias Lindner, portavoz de la política de seguridad de los Verdes en el Bundestag. “Los soldados deben recibir apoyo religioso, sin importar a qué fe pertenecen”, agregó. “Lo que von der Leyen ha estado examinando estos últimos siete años es un misterio”, dijo.