Detenidos diez miembros de un grupo ultra en Francia que quería atentar contra mezquitas

Diez miembros de un grupo de extrema derecha que luchaba contra el "peligro islámico" y estaba estudiando atacar mezquitas fueron imputados por varios delitos en Francia.

22
detenidos ultras franceses

Diez miembros de un grupo de extrema derecha que luchaba contra el “peligro islámico” y estaba estudiando atacar mezquitas fueron imputados este jueves en Francia.

Según fuentes conocedoras de la investigación, algunos de los sospechosos hablaron de atacar mezquitas conocidas por ser radicales y a musulmanes radicalizados a su salida de prisión.

Tras pasar cuatro días detenidos, los sospechosos, nueve hombres y una mujer de entre 32 y 69 años, comparecieron ante un juez de París que los inculpó por “asociación terrorista criminal”, entre otros cargos.

El grupo se llamaba Acción de Fuerzas Operativas (AFO) y tenía el objetivo de luchar contra el “peligro islámico”, según mensajes difundidos en una web llamada “Guerra de Francia”.

Cuatro de ellos seguirán detenidos provisionalmente y otros cuatro fueron liberados bajo control judicial.

En los registros en las casas de los sospechosos se encontraron 36 armas de fuego y material para fabricar explosivos de tipo TATP, indicó la fiscalía en un comunicado el miércoles.

El grupo llevaba dos meses siendo investigado por la justicia porque “intentaba reclutar a nuevos miembros y extender su presencia” en el país, indicó el miércoles la fiscalía.

Los policías de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) descubrieron que el grupo organizaba cursos de combate y supervivencia y que organizaba reuniones para “definir objetivos”.

Según la fiscalía, en esas reuniones “se definían objetivos y las acciones para llevarlos a cabo”.

Además, algunos de sus miembros intentaban conseguir armas y otros probaron explosivos y granadas de fabricación artesanal.

En abril, el grupo celebró una reunión en la región de Borgoña, donde hubo entrenamientos con armas, indicó una fuente cercana a la investigación.

Los sospechosos estaban estudiando atacar a musulmanes condenados en casos de terrorismo que iban a salir de prisión, mezquitas consideradas radicales, mujeres con velo o incluso supermercados de comida halal, según esta fuente.

El presunto líder del grupo, Guy S., es un policía retirado nacido en 1953. Aunque durante un tiempo fue asesor del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, la líder del partido rebautizado ahora Agrupación Nacional, dijo que no era “ni miembro ni simpatizante” de la formación.

Entre los imputados también hay un exmilitar y un ex profesor. Solo dos de ellos tenían antecedentes penales.

“Nuestro movimiento no preconiza en ningún caso ataques o provocaciones violentas”, dijo el miércoles a la AFP un responsable de la web “Guerra de Francia”, que no quiso identificarse.

Tras los arrestos, varios líderes religiosos y de asociaciones musulmanas expresaron su “profunda preocupación”.

Aunque el número de actos antimusulmanes se redujo en 2017 en relación a 2016, las acciones violentas han aumentado.

Las investigaciones de grupos de extrema derecha son minoritarias en la unidad antiterrorista de París, que desde los atentados de 2015 se concentra en la amenaza yihadista.

Sin embargo el ex responsable de la DGSI, Patrick Calvar, ya advirtió de un posible “enfrentamiento entre la ultraderecha y el mundo musulmán”.