Hermanos Musulmanes apoyan a Erdogan para mantener su último refugio en Oriente Medio

39
hhmm apoyan erdogan

Según la publicación The Arab Weekly, Turquía se ha convertido en el último refugio de los Hermanos Musulmanes.

Tras haber fracasado en sus intentos de protagonizar la vida política en Egipto, Libia, Túnez y otros lugares durante la llamada “primavera árabe”, los Hermanos Musulmanes sufrieron un descalabro en Egipto donde fueron apartados del poder por un golpe militar, prohibidos y clasificados como una organización terrorista en 2013. Lo mismo sucedió en Arabia Saudí y los EAU en 2014.

En la actualidad, sus únicos apoyos son Turquía y Qatar, este último sometido a un bloqueo por parte de Arabia Saudí, Egipto, Bahrein y EAU, que le reprochan, en especial este último, su apoyo a la cofradía.

De este modo, ellos han intentado presentar a Estambul como una “ciudad sagrada” y el auténtico centro del Islam, o mejor dicho del islamismo político.. Esto demuestra, según la publicación, su desesperado intento de retener el poder en Turquía a toda costa.

Desde el anuncio de las elecciones parlamentarias y presidenciales en Turquía, los Hermanos Musulmanes se han movilizado para apoyar al nuevo líder del Islam político, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, y su partido gobernante islamista, el Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP).

Con la lira turca cayendo en valor más del 15% frente al dólar estadounidense este año, la Hermandad Musulmana está a la vanguardia del esfuerzo por salvar la economía turca. Los Hermanos y sus aliados ideológicos, que saben que los problemas monetarios de Turquía podrían poner a Erdogan en un aprieto en su intento de reelección, han buscado desesperadamente encontrar soluciones.

Un discurso reciente vino de Mohamed Habib “Abou Yaareb” Marzouki, un político tunecino que fue elegido para la Asamblea Constituyente en 2011 como representante del partido islamista Ennahda para el distrito de Túnez.

Marzouki instó a los musulmanes a depositar el Zakat al Fitr, una contribución caritativa obligatoria, en bancos turcos para ayudar a mantener la lira y frenar la inflación obstinadamente alta en Turquía.

“Uno podría preguntarse por qué Marzouki u otros islamistas de Túnez u otros países árabes como Jordania y Egipto no han dedicado el mismo esfuerzo a apoyar sus propias economías y monedas.

Los Hermanos Musulmanes no están tan preocupados por los problemas nacionales de sus países como por el declive de su organización. Más de siete años después de la “primavera árabe”, los Hermanos Musulmanes todavía no comprenden que fue su incapacidad para resolver los desafíos políticos, sociales y económicos reales lo que les llevó a caer en desgracia.

Para la cofradía, Estambul sirve como un refugio y merece un estatus superior en el mundo musulmán. Sin embargo, ese refugio podría estar en riesgo si Erdogan y el AKP pierden en las elecciones del 24 de junio”, señala The Arab Weekly.

La abrupta decisión de Erdogan de convocar elecciones más de un año antes de lo previsto, con la esperanza de atrapar a la oposición con la guardia baja, podría volverse en su contra. Los partidos de oposición turcos han formado una extraña alianza, lo que representa un serio desafío para Erdogan y su intento de convertirse en un presidente con superpoderes.

Los Hermanos Musulmanes entienden que una derrota de Erdogan constituiría un duro golpe para la cofradía y los privaría de un refugio que necesitan en la región.