Police intervention in Marseille

Un alto oficial de la policía municipal de Marsella, Alain Q., no fue sancionado por sus superiores después del descubrimiento de unas publicaciones anti-Islam y pro-FN en su página de Facebook. La queja de varios ciudadanos recibió una simple llamada al orden.

El director de la policía municipal de Marsella publicó, en su cuenta de Facebook, muchos comentarios anti-musulmanes. Pero eso no es todo: el que también era adjunto de Marc Labouz, jefe de la Policía Municipal en Marsella, promocionaba al senador ultraderechista Stéphane Ravier en su página.

Marc Labouz, jefe de la policía municipal, sin embargo, era consciente de las publicaciones difundidas por su asistente en las redes sociales y simplemente le dio una simple advertencia por escrito el 9 de marzo donde le reprendía “por hechos que son claramente incompatibles con sus deberes”. “Estas acciones son totalmente inadmisibles, y provienen de un funcionario de su rango. Su posición jerárquica y sus funciones de supervisión le imponen un deber de ejemplaridad y neutralidad”, escribió Marc Labouz.

La asociación SOS Racisme se sorprendió y publicó una declaración en la que dijo que “luchar contra el racismo no es solo una cuestión de palabras” sino también “una cuestión de actos”. La asociación cree que “un llamamiento a una Francia sin Islam” o a un “escudo anti-Islam” por parte de este oficial de policía no puede ser respondida con un simple reprimenda escrita.