Cuatro colegios de la provincia de Valladolid buscan impartir clases de religión islámica

Colegio Fray Luis de León de Valladolid

Cuatro colegios de la provincia de Valladolid han solicitado a la Junta de Castilla y León la implantación de la asignatura de Religión Islámica el próximo curso en sus aulas. Se trata del Fray Luis de León, el Allúe Morer, ambos de la capital, el Ana de Austria, en Cigales, y el Gloria Fuertes, en Tudela. El primero lleva ya varios años solicitándolo, pero la falta de profesores ha impedido que esta asignatura se pueda ofrecer en Valladolid, a diferencia de lo que sucede en otras provincias de la Comunidad, como Soria y Segovia. También lo ha intentado sin éxito en otros cursos en colegio Entre Ríos, de La Rondilla.

Todos los centros escolares públicos y concertados tiene la obligatoriedad de ofrecer esta asignatura cuando lo soliciten un mínimo de diez familias en cada centro, en base a un acuerdo firmado por el Estado con la Comisión Islámica de España en 1992. En el colegio de Tudela lo han pedido diez familias, mientras que en el de Cigales lo han reclamado 19; en el Fray Luis de León, 24; y en el Allúe Morer, 26, según los datos facilitados por la Consejería de Educación.

No es ninguna casualidad que los dos centros de la capital que lo han pedido estén en Las Delicias, puesto que es uno de los barrios que cuenta con una de las comunidades musulmanas más extensas de la ciudad. De hecho, el presidente de la comunidad Alanwar, Elbekkay Grioui, asegura que en la provincia de Valladolid su comunidad no ha dejado de aumentar, después de la llegada de más de 200 familias en los últimos años y los nacimientos en las familias que ya están instaladas en la capital. En esta comunidad, ubicada en Las Delicias, se integran unas mil. Además, en este barrio se encuentra la única mezquita de Valladolid que ha abierto sus puertas después de que todas las tuvieran que cerrar por la pandemia.

Desde esta comunidad se ha hecho un trabajo muy activo para animar a las familias a pedir a los centros que se imparta Religión Islámica. «Siempre pedimos a los padres que marquen la casilla de Religión Islámica en las solicitudes que rellenan para los colegios», reconoce. Por eso se muestra «extrañado» por el hecho de que «solo en cuatro colegios» de Valladolid se haya llegado a diez solicitudes.

La Comisión Islámica también puso en marcha una campaña en 2019 para animar a las familias a solicitar la asignatura bajo el lema ‘La enseñanza religiosa islámica es tu derecho. ¡Solicítalo!’. Según los datos de la Unión de Comunidades Islámicas de España y el Observatorio Andalusí con datos de finales de 2018, en España hay más de 310.000 alumnos musulmanes y solo uno de cada diez recibe clases de Religión Islámica.

El acuerdo firmado por el Estado español y la Comisión Islámica en 1992 también contempla que los estudiantes musulmanes estén exentos de ir a clase los viernes (día sagrado para esta religión), a determinadas horas, lo mismo que sucede con determinadas festividades y conmemoraciones anuales. Además, el artículo 14.4 de este acuerdo señala que «la alimentación de los internados en centros o establecimientos públicos y dependencias militares, y la de los alumnos musulmanes de los centros docentes públicos y privados concertados que lo soliciten, se procurará adecuar a los preceptos religiosos islámicos, así como el horario de comidas durante el mes de ayuno (Ramadán)».

Para que esta asignatura se pueda implantar en un colegio, las familias tienen que presentar la solicitud de forma individual. Una vez recogidas todas y seleccionados los centros en los que al menos se haya llegado a diez, es la Consejería de Educación la encargada de determinar el número de profesores necesarios. Unos docentes que selecciona la Comisión Islámica de España, el único organismo competente para expedir un certificado de idoneidad. Eso sí, todos los profesores deben ser licenciados en Magisterio o Educación Infantil y conocer la materia que van a impartir.

Tres años sin encontrar profesor

La Comisión Islámica de España publicará «en breve» una oferta de profesor para satisfacer la demanda de los colegios de Valladolid, tal y como confirmó este organismo, pero no parece fácil que se cubra. El problema que ha habido en los últimos años es que no se ha encontrado ningún docente que resida en la provincia y quiera hacer ese trabajo. Y para los profesionales que viven en otras ciudades no es un trabajo atractivo, toda vez que la suma de todas las horas de esos colegios no representa una jornada completa. Así, los interesados deberían desplazarse a Valladolid, pagar alojamiento, si es que quieren vivir aquí, y manutención. Unas perspectivas poco atractivas con el salario de un empleo a jornada parcial.

Todo hace indicar que la problemática se repetirá un año más. El coordinador de implantación de la asignatura de Religión Islámica en la Comisión Islámica de España, Ihab Fahmy, explica que las solicitudes de los colegios de Valladolid para el próximo curso solo suman nueve horas de clase a la semana, muy lejos de las 25 que serían una jornada completa. «Si la administración pública solo paga unas pocas horas a la semana, el profesor de fuera no puede vivir con eso, pero si hay alguno en Valladolid que cumpla los requisitos y esté dispuesto, nosotros estaríamos encantados», señala Fahmy, quien añade que en otras provincias de la Comunidad sí que hay profesores con jornadas completas.

La Comisión se encuentra ahora mismo en fase de análisis de asignación de profesores en base a la demanda surgida en todas las comunidades autónomas. «Nosotros no queremos que ningún niño se quede sin clase, porque es algo importante para que se sientan igual de valorados que sus compañeros y para combatir el abandono escolar, porque en la escuela sienten que hay una prolongación de la educación que reciben en casa», explica el representante de la Comisión. Fahmy lamenta que la tasa de abandono escolar entre os musulmanes duplica a la del resto de alumnos.

El representante de la Comisión Islámica de España destaca el «esfuerzo» que hace este organismo por satisfacer la demanda de todas las comunidades, pero reconoce que, «por desgracia», no siempre es capaz de llegar a todos los sitios. Según datos de la propia Comisión, en la actualidad hay 85 profesores que imparten Religión Islámica en toda España. Valladolid lleva más de tres años esperando el suyo.