Nueva mezquita en Lleida

La nueva mezquita que la comunidad musulmana construirá en el número 23 de la calle del Nord puede estar lista en un año. Así lo señalaron tanto el portavoz de la comunidad musulmana del Palau de Vidre, Abdellatif Láatabi, como el arquitecto que ha diseñado la reforma del local en el que estará este espacio de culto, Jesús Rafart.

“Calculamos que las obras podrán empezar dentro de unos meses, cuando tengamos el permiso del ayuntamiento”, dijo Láatabi, mientras que Rafart añadió que las labores de adecuación del local pueden durar “entre 9 y 12 meses y tendrán un coste que oscilará entre los 800.000 y 900.000 euros”. Su construcción se financiará a través de los donativos de los fieles a la Comunidad Islámica de Cooperación y de Unión de Lleida y Comarca del Segrià (CICU), entidad impulsora del proyecto, que plantea habilitar entre 4 y 5 locales de este tipo por la ciudad en lugar de hacer una mezquita de grandes dimensiones como se había previsto en los últimos años.

Según explicó Rafart, del despacho Rafart Arquitectura i Urbanisme (RAU), “la planta baja del edificio, de la que saldrá el minarete, tendrá un espacio como lugar de rezo, lo que sería la mezquita propiamente, con una capacidad para 100 personas, la maqsura (el lugar donde se coloca el imam durante el rezo), una fuente y un patio de acceso, mientras que la planta superior tendrá una función de centro cultural, acogerá una biblioteca y talleres para mujeres y de formación para niños”. Esta formación a pequeños, según dijo en su momento Láatabi, se centrará básicamente en “que aprendan árabe y conozcan la cultura musulmana”.

A su vez, Láatabi recalcó ayer que este centro “estará abierto a toda la ciudadanía, sean musulmanes o no”. Por último, dijo que en esta pequeña mezquita “rezaremos todos los días menos el viernes, que se hará en el Palau de Vidre como hasta ahora, porque, al ser el día santo de nuestra fe, viene mucha gente”.

Por otro lado, Rafart dijo que el nuevo edificio se ha diseñado en base al Plan General de Lleida. La Paeria ya anunció que revisará la ordenanza municipal que regula los centros de culto para permitir estos oratorios.