La FEME publica comunicado sobre las últimas detenciones de responsables de CIE y la UCIDE

La Federación Musulmana de España (FEME) ha publicado el siguiente comunicado en relación a las últimas detenciones de responsables de la Comisión Islámica de España (CIE) y de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE)

“¡Oh, los que creéis! ¡Sed temerosos de Dios y estad con los sinceros!”. (Sagrado Corán, 9:119)

Con motivo de la detención del presidente de la Comisión Islámica de España (CIE) y la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y del tesorero de esta última en el marco de una investigación policial sobre la financiación del terrorismo, la Federación Musulmana de España (FEME) desea expresar lo siguiente:

En primer lugar, su respeto por las instituciones y la justicia y la presunción de inocencia de los detenidos hasta que se demuestre con pruebas fehacientes lo contrario. También deseamos expresar nuestro compromiso con la CIE, de cuya Junta Directiva y Comisión Permanente somos miembros.

Nos hemos puesto en contacto con altos cargos de la CIE, incluyendo su secretario y varios delegados en las comunidades autónomas, que son miembros de la federación UCIDE, para solicitar una explicación por estos hechos, pero no la hemos recibido hasta el día de hoy. Creemos que la situación afecta sobre todo a la UCIDE, a la que pertenecen las personas detenidas.

La gravedad de esta situación requería una comunicación y explicación rápidas del presidente de la CIE, Dr. Ayman Adlbi por medio de una reunión de la Junta Directiva y de la Comisión Permanente, pero estas no se han producido hasta el día de hoy.

Esta actuación no se corresponde con la urgencia de la situación actual en la que la imagen de la CIE y del islam en España ha quedado gravemente dañada debido a las mencionadas detenciones, en especial la del presidente de la CIE, que ostenta la representación del colectivo musulmán ante el Estado español. Las relaciones con el Estado y las subvenciones concedidas a la CIE y las entidades musulmanas han sido objeto de críticas y dudas en varios medios de comunicación españolas a raíz de estas detenciones.

La FEME ha sido testigo de una mala gestión en la CIE en los últimos ocho meses, incluyendo la falta de una reunión de la Junta Directiva, a pesar de que esta debe reunirse cada tres meses, la falta de respuesta a nuestra petición para integrar a varias personas en las Comisiones Técnicas, la falta de consulta e información a la Junta Directiva sobre el funcionamiento de estas, el nombramiento de personas que pertenecen a la UCIDE para casi todos los cargos de delegados de la CIE en las Comunidades Autónomas y otros temas.

Creemos que esta situación ha empeorado debido a las detenciones del presidente de la CIE y UCIDE y el tesorero de la UCIDE con motivo de una investigación sobre financiación del terrorismo. Según los periodicos, se han encontrado 130.000 euros en los registros. Hemos preguntado si es cierto o no y no hemos recibido respuesta.

Desde la FEME, llamamos a que se pongan en marcha soluciones inmediatas, que permitan la restauración de la buena imagen de la CIE y la transformación de esta última en una institución eficiente y digna.

1) En primer lugar, creemos importante separar claramente la imagen de esta institución de la de su federación mayoritaria, la UCIDE.

2) Creemos que la sede de la CIE no puede ser la Mezquita de Estrecho, que es también sede de la UCIDE. La CIE tiene alquilada una oficina en la actualidad y es allí donde se debe establecer la sede de la CIE y donde deben tener lugar las reuniones de esta.

3) Creemos que debido a los últimos acontecimientos, el presidente de la CIE debe de apartarse y nombrar una comisión gestora que lleve los asuntos diarios de la CIE y en la que haya representantes de varias federaciones que pertenecen a la Comisión.

4) También invitamos a toda la comunidad musulmana y las comunidades que existen en España, y en especial a las que pertenecen a la UCIDE, para que analicen y valoren la situación actual y pidan explicaciones sobre todo lo sucedido.