Los sufíes alawíes de Ceuta

José Luis Mullor es el presidente de ACEDI, la Asociación Ceutí para el Diálogo Intercultural que, con tres años de existencia, tiene como objetivos establecer como puente un diálogo entre las comunidades de Ceuta, principalmente entre las mayoritarias, así como dar una visión del islam «desradicalizada», no fundamentalista, basada en principios intelectuales más que en temas «legales y de comportamiento específico».

ACEDI es una asociación sufí que une a musulmanes en la dimensión más espiritual del islam. Intenta ser un conexión entre culturas de manera conjunta con otras entidades como es el caso de Al Idrissi, «que también juega ese papel», afirma Mullor.

Sufís no hay muchos en Ceuta, reconoce, ya que «si lo miras desde su origen o significado puntual es la vía espiritual del islam y es practicada por muy poca gente porque la vida de todos los días está muy materializada». No es que el sufí se separe de esa realidad, pero sí se «desapega de lo material» y cada vez «hay menos gente con esas aspiraciones». En Ceuta existen varias asociaciones sufís y ACEDI es de la rama Alawi. «La Tariqa Alawi se formó hace 100 años por el argelino Ahmad al-Alawi, muy conocido en aquella época en el mundo musulmán».

Mullor comenta que intelectualmente más gente «que nos es musulmana» ya lo acepta como «una filosofía y como una metafísica viable y válida». Preguntado por esa filosofía y su visión sobre la pandemia afirma que la salud «evidentemente» es lo primero: «Yo he estado trabajando en Bélgica haciendo estadísticas sanitarias y conozco como funcionan los laboratorios farmacéuticos. Tienen que jugar con las opciones de ser viables económicamente y también de producir los medicamentos que mejoren la salud de la gente». En este caso Mullor afirma que «los laboratorios no están en la mejor de las situaciones porque, se quiera o no, están siempre mirando a la economía. Son empresas».