Musulmanes de Badajoz ven rechazada su petición de espacio para enterramientos

Adel Najjar, delegado de la Comisión Islámica de España en Extremadura, lamentó ayer el nuevo rechazo del alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, a que haya en la ciudad un espacio adaptado para enterramientos según el rito islámico.

El lunes, Fragoso tildó de «inconstitucionales» algunas de las condiciones que exigen los enterramientos musulmanes. Fragoso no tiene inconveniente en ceder suelo, pero no en exclusividad, ya que en los cementerios de Badajoz conviven enterramientos de varias confesiones. Tampoco cree que sea viable que no haya enterradoras durante los ritos o que sea la comunidad musulmana la que gestione el espacio, ya que esa es una competencia municipal.

Las declaraciones de Fragoso no han sorprendido a Adel Najjar, pero el imán de Badajoz las contestó ayer con un comunicado en el que recuerda que desde 1992 existe una ley que regula la cooperación entre el Estado español y la Comisión Islámica de España en la que se recoge el derecho al enterramiento según el rito islámico.

«Durante muchos años, la comunidad musulmana se ha esforzado para cumplir todas las normas relacionadas con el enterramiento islámico, firmando un convenio con la Consejería de Sanidad de la Junta», detalla la nota, pero «somos la única comunidad española a la que se le niega está petición tras 21 años», lamenta Najjar, que apela a la convivencia para acabar con las diferencias.