Twitter suspende la cuenta de Vox por «incitación al odio» contra los musulmanes

La red social Twitter ha bloqueado temporalmente la cuenta oficial de Vox por “incitación al odio”. La tecnológica ha tomado esta medida –que supone que la cuenta sigue activa, pero sus gestores no puede tuitear, retuitear o poner me gusta– después de que algunas ONG denunciaran un tuit del partido ultra en el que se afirma, aludiendo supuestamente a los musulmanes, que “suponen aproximadamente un 0,2% [de la población] y son responsables del 93% de las denuncias. La mayoría son procedentes del Magreb. Es la herencia que están dejando la unánime indolencia y complicidad con la delincuencia importada. ¡Solo queda Vox!”.

La red social alega que este tuit incumple una de sus normas, que prohíbe “amenazar, acosar o fomentar la violencia contra otras personas por motivo de su raza, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, religión, edad, discapacidad o enfermedad.”

El tuit forma parte de una serie que, bajo la etiqueta #Stopislamización, ha lanzado el partido ultra en las redes sociales en vísperas del comienzo de la campaña para las elecciones autonómicas catalanas. Entre otros contenidos, el candidato a la Generalitat por Vox, Ignacio Garriga, ha difundido un vídeo en el que se mezclan noticias sobre la construcción de una mezquita o la instauración de clases de religión islámica en las escuelas con imágenes del atentado de agosto de 2017 en las Ramblas, identificando Islam y terrorismo.

En otro tuit difundido desde la cuenta oficial de Vox se afirma: “La Generalitat impone el Islam en los colegios públicos, mientras veta el uso del español. No permitiremos que sometan a nuestros niños al yugo del Islam y sus mandatos coránicos que son contrarios a nuestra cultura y modo de vida”. La enseñanza del Islam en la escuela, que se ha iniciado este curso en seis colegios de Cataluña, tiene carácter optativo, como sucede con la religión católica, y responde a los acuerdos del Estado de 1992 con las distintas confesiones, que alcanzaron rango de ley en ese año.