Mohammed Ali vota Sí a los Presupuestos de Ceuta para «aislar a la extrema derecha»

Caballas voto sí a los presupuestos de la Ciudad Autónoma para 2021 pese a no compartir muchos de los puntos y echar de menos carencias en temas básicos como el paro, la vivienda o las políticas de juventud. Para el portavoz localista, Mohamed Alí, es más importante y prioritario hacer frente a dos excepcionalidades: una, la pandemia, la otra, la necesidad de “visibilizar el aislamiento de la extrema derecha en Ceuta”.

En lo que respecta a la primera excepcionalidad, la pandemia y los devastadores efectos de su impacto en la economía local, Mohamed Alí reclamó que el programa Ceuta Resiste no se olvide d los trabajadores, y abarque a todos los colectivos. “Especialmente los trabajadores asalariados del sector del taxi que trabajan en precario en un sector que se ha venido abajo por el cierre de la frontera y la pandemia. El objetivo debe ser que el Ceuta Resiste no se deje a nadie atrás”.

A la segunda excepcionalidad que ha empujado a Caballas a apoyar las cuentas del Gobierno para 2021 es la “irrupción de la extrema derecha en la Asamblea”, que ha venido apoyando al Gobierno —fue el único apoyo del PP en la aprobación de los Presupuestos un vigentes— bajo la condición expresa de “dinamitar la convivencia en nuestra ciudad”. “Entiendo que todos aquí queramos salvaguardar nuestro electorado y pensemos en las elecciones pero aquí deberíamos levantar el freno de mano, sobre todo el PP, un partido de gobierno hegemónico, y hacer mucha pedagogía. Es cierto que tienen miles de votos pero habrá que salir a la calle para explicar que con esas ideas aquí no se va poder vivir, es prácticamente la guerra, por eso es una situación excepcional. No es normal que un grupo político pida que se eliminen las ayudas a una confesión religiosa. Eso tiene un nombre, eso es odio”.

Para Mohamed Alí es intolerable, pero también incomprensible que Vox pretenda elimina la Fundación Premio Convivencia, tal y como ha publicado u medio nacional y no ha desmentido la formación. “N solo porque sea un chiringuito, hablan de eliminar la porque no creen en la convivencia. Hay que salir ala calle, entiendo al PP, entiendo sus complicaciones, pero hay que salir a la calle porque así no se va poder vivir. Se puede ser de derechas, ultra católico pero no se puede ser un degenerado, no se puede querer reventar la ciudad”.

“Creemos que la convivencia en esta ciudad son nuestros cimientos y además la convivencia la llevamos en nuestro ADN no hace falta decir que queremos convivir, lo llevamos haciendo siglos y lo seguiremos haciendo. Ceuta siempre h sabido sobrevivir porque los ceutíes son mucho más inteligentes que los que estamos aquí”, concedía la consejera de Economía, Kissy Chandiramani.

Mohamed Alí ponía un ejemplo gráfico del “odio” a los musulmanes de Vox: «Voy a votar un Presupuesto donde se destinan 450.000 euros para la reforma de la iglesia de la Virgen del Carmen y jamás se me pasaría por la cabeza pedirle al Gobierno que quitara esa partida, no dormiría tranquilo: pero a ustedes (por Vox) ¿qué les pasa con los musulmanes, tienen algún trauma?. No lo entiendo”. Una fobia de los de Redondo y Verdejo que se extiende a la mujer, los marroquíes, a la frontera.. “Y no salen de ahí”, lamentaba Mohamed Alí, recordando que Vox no ha hecho sin una propuesta y, aunque hablen de chiringuitos,  asociaciones y federaciones deportivas cercanas a la formación ultra han visto cómo aumentaban notablemente las subvenciones que recibe.

Un apoyo a los Presupuestos que no evita la crítica a su planteamiento, especialmente en lo que se refiere ala política social, que pierde un 20 por ciento de su presupuesto o el abuso de la contratación menor y de las contrataciones de personal eventual, “desbocada”.  ¿Sabe el señor Vivas cuántos contratos menores ha hecho Acemsa hasta el 31 de octubre?m  267. contratos menores.  ¿Es normal casi 300 contratos menores en 10 meses?. Siendo generosos vamos a dejarlo ahí”, interpelaba Alí.  “No demonice los contratos menores, e suma modalidad que permite la Ley de Contratación Pública”, rebatía la consejera de Economía y Hacienda, recordando que las necesidades de Acemsa pasaban por este tipo de contratación para la reforma de las redes de abastecimiento y saneamiento, por ejemplo.

Y si baja la partida de políticas sociales es por la entrada del Ingreso Mínimo Vital (IMV), incompatible con el IMIS, lo que hace innecesaria esta partida, para la que se han reservado 75.000 euros para emergencias, una cantidad que en plena pandemia es ridícula, a juicio de Mohamed Alí.

También echa de menos Caballas una apuesta firme por la política de vivienda, abandonada desde el estallido del caso Emvicesa, apuntaba el líder localista. “La política de vivienda no se puede abandonar. No pueden hacer dejación de funciones”.

Pese a todo ello, Caballas optó por apoyar los presupuestos del Gobierno en atención a esa “doble excepcionalidad” — la pandemia y la irrupción de la extrema derecha— pero no sin exigir responsabilidad al Gobierno: “Pedimos generosidad al Gobierno. Somos conscientes de la situación y que la responsabilidades deben ser compartidas, pero la generosidad y el ánimo de estar juntos debe ser sincero. No se tomen lo de hoy como pasar el trámite, tómenselo como una oportunidad y por eso esperamos que del Gobierno pueda entender que Ceuta necesita esta nueva forma de trabajar, esta nueva forma de gestionar. En esa línea vamos a estar ahí”.