Melilla aumenta de cinco a once los puntos de sacrificio temporal para el Aid

El consejero de Políticas Sociales, Mohamed Mohand, anunció que este año aumentan de cinco a once lo puntos de sacrificio temporal que habilita la Ciudad Autónoma en distintos puntos de la ciudad, además del matadero, para permitir a las familias musulmanas melillenses poder realizar el rito del sacrificio de un cordero en la pascua grande o Aid el Kebir. Mohand afirma que la diferencia con Ceuta es que en Melilla ha habido “voluntad política” para que pudiera celebrarse la fiesta.

En rueda de prensa, explicó el consejero que este viernes 31 de julio, con motivo del Aid el Kebir, se sacrificarán, en la pascua grande de la comunidad musulmana, unas cinco mil cabezas de ganado importadas por las cuatro empresas ganaderas autorizadas. El precio medio por cordero ha sido de 190 euros, aunque reconoce que ha habido ventas que incluso han superado los 300 euros. “Vamos a trabajar para que el próximo año se pueda establecer una política de precios más ajustada al bolsillo de los melillenses y que ninguna familia se quede sin su animal”, dijo.

Preparativos

Mohamed Mohand detalló que se ha diseñado un dispositivo de seguridad para permitir hoy la recogida de los animales en las distintas explotaciones ganaderas, en el que intervendrá Protección Civil evitando que se produzcan aglomeraciones, que se respetan la distancia social y el uso de las mascarillas, al tiempo que la Policía Local regulará el tráfico para evitar retenciones.

El propio día 31 “seguirán primando esas indicaciones de prevención, de salud pública y distanciamiento social, a través de los diferentes puntos de sacrificio temporal que se han habilitado” y que se incrementan, en comparación al pasado año, pasando de 5 a 11. Se distribuyen en distintas zonas de la ciudad.

11 puntos

En concreto, se habilitarán tres zonas en Tiro Nacional y Averroes, uno en Cabrerizas (Plaza de las Américas frente a la mezquita), dos zonas en instalaciones deportivas de Las Palmeras, dos en instalaciones deportivas del Monte María Cristina, y tres zonas en el barrio del Real cerca de las instalaciones deportivas de Altos del Real.

Este incremento de puntos temporales de sacrificio busca evitar las aglomeraciones de personas. Cada una de estas zonas contará con un veterinario, con dos operarios y con vigilancia privada para asegurar el cumplimiento del distanciamiento social, el uso de las mascarillas y evitar las aglomeraciones, y precisó Mohand que el rito de sacrificio lo llevarán a cabo los cabezas de familia melillenses, que deberán llevar sus propios utensilios. Los operarios colaborarán en la limpieza del animal y en el de las instalaciones, pero “la labor de matarife la llevará a cabo el propio cabeza de familia”.

Anunció que el matadero municipal duplica su capacidad en un cien por cien para que “nadie se quede sin poder sacrificar su animal” y la diferencia es que mientras en los puntos de sacrificio son las familias las que se encargan de la labor, en el matadero este papel de matarife lo realizarán los profesionales del centro.

Coronavirus

Mohand, que anunció que la empresa encargada de la labor llevará a cabo “en breve” los test rápidos del coronavirus al personal del matadero, recordó que el pasado año se sacrificaron en estas instalaciones municipales unos sesenta corderos y se prevé que este año se supere la cifra. También dijo que las explotaciones ganaderas cuentan con capacidad para importar más animales si la demanda así lo requiere.

El responsable de Políticas Sociales no considera que la celebración el Aid el Kebir, y los encuentros familiares que conlleva, pueda provocar un aumento en el número de contagios de covid-19. “Estamos expuestos al virus, no solo en las reuniones familiares, sino en una terraza o en una discoteca, pero no por ello hay que dejar de hacer vida, sino que hay que hacerla con las medidas de prevención que debemos tener siempre presentes, como son las medidas de seguridad, ese lavado de manos y el uso de mascarillas”, dijo.

En Melilla ha habido voluntad política

Mohamed Mohand afirmó, a modo de reflexión, que este 31 de julio “sabremos plenamente cuánto de importante es ir a votar, el elegir a nuestros representantes públicos y cuán importante es quién nos gobierna” porque mientras en Ceuta los musulmanes no podrán celebrar la pascua, en Melilla sí.

“En Melilla se nos planteó la misma problemática que en Ceuta, un informe negativo” sobre la celebración de la fiesta del sacrificio, pero “consideramos que esos elementos negativos eran subsanables y eran una oportunidad para mejorar porque nos marcaba dónde trabajar”, dijo. En base a ello “hemos solucionado desde la acogida de animales a los puntos de sacrificio, duplicado la capacidad del matadero y todo ello con el objetivo claro de celebrar la pascua y es porque había voluntad política de que el Aid el Kebir se celebrara, y si nada lo impide, los musulmanes melillenses podrán vivir la fiesta dentro de la normalidad que más se nos acerca”.