Algunas mezquitas de Melilla reabren sus puertas, pero sin sus imames

El martes, era el día previsto para que se volviesen a reabrir las mezquitas de la ciudad tras más de tres meses cerradas debido a la crisis sanitaria del COVID-19. Solo algunas de las 14 mezquitas de Melilla decidieron volver a abrir sus puertas, pero sin contar con los imanes porque dependen directamente del Reino de Marruecos. Dos asociaciones musulmanas que forman parte de la Comisión Islámica de Melilla (CIM) ya manifestaron públicamente su rechazo a abrir en esta segunda semana de la fase 3 de la desescalada por “no poder evitar los contagios”, aunque la yemaa de cada recinto musulmán es quien toma la última decisión.

Las mezquitas de Melilla podrían haber abierto sus puertas desde su entrada en la fase 1 el pasado 11 de mayo con un tercio de su aforo, pero optaron por mantenerlas cerradas, así como en la fase 2, que arrancó el 25 de mayo con la mitad de su capacidad, y en la fase 3 el 8 de junio con un 75%, pero en todas estas ocasiones las comisiones que gestionan los recintos musulmanes rechazaron esta posibilidad.

Las cuatro asociaciones que integran la Comisión Islámica de Melilla (CIM), el Consejo Religioso de Melilla y la Asociación Religiosa Badr votaron a favor de esta reapertura, mientras la Asociación Musulmana de Melilla y la Comunidad Musulmana de Melilla expresaron su oposición.

El presidente de la Asociación Comunidad Musulmana en Melilla, Jimmy Ahmed Moh, explicó a este Diario que algunas de las mezquitas de la ciudad decidieron abrir sus puertas en el día de ayer como, por ejemplo, una de las que están en el barrio de La Cañada, pero la mayoría permanecen cerradas.

Aseguró que cada una de las mezquitas ha tenido la responsabilidad de decidir su apertura o no, a aparte de la otra razón para no abrir que ha sido la presencia de los imanes ya que habían decidido no acudir a ninguna de las mezquitas.

Ahmed expuso que los recintos de culto pueden encontrarse abiertos, pero los imanes no optan por la apertura de las mezquitas porque depende directamente del Reino de Marruecos y “son los que les dan las instrucciones y los que deciden qué hacer”.

Insistió en que la CIM no tiene ningún tipo de autoridad sobre los imanes y tampoco sobre las mezquitas, es una decisión de cada uno de ellos. En virtud del riesgo que se pueda tener por el contagio del virus, la Asociación Comunidad Musulmana ha apostado porque las mezquitas se abran más tarde y no ahora en esta fase tres de desescalada.

El presidente de la Asociación dejó claro que los imanes sobreponen la salud pública sobre el tema religioso, en el rezo creen que “no se podrían los contagios, es un riesgo que se puede correr y nadie puede asumir esa responsabilidad”.

Ahmed piensa que lo mejor es esperar y después de haber estado más de tes meses con las mezquitas cerradas y durante el confinamiento, considera que “no tiene sentido que ahora a una semana de la nueva normalidad volvamos a correr un riesgo innecesario y que no solo afecta a la comunidad musulmana sino al conjunto de los ciudadanos de Melilla ya que se puede transmitir a las familias, amigos y a todos en general”.

“Lo principal es esperar y volver a una mínima normalidad”

Jimmy Ahmed Moh, presidente de la Asociación Comunidad Musulmana en Melilla, explicó que ya manifestaron su rechazo a la reapertura de las mezquitas y siguen insistiendo en que no es el procedimiento adecuado.

Apuntó que lo principal es esperar y volver “mínimamente a la normalidad” y que los imanes “reciban las instrucciones y las ordenes estrictas a su reapertura porque dependen directamente del Reino de Marruecos y quienes les paga es el país vecino”.

Las catorce mezquitas de Melilla están gestionadas por cada yemaa y cada una tiene la suya, es decir, que existe un grupo de personas que deciden el mantenimiento de los recintos musulmanes y todo lo que haga falta o sea necesario dentro de ellas.