Castellón contará con un cementerio islámico

Castellón oontará en breve con un cementerio islámico, el segundo en la Comunidad Valenciana

84

En contacto con la tierra, recostado sobre el lado derecho y con la cabeza en dirección a Meca. Así deben de ser enterrados los musulmanes y así serán inhumados en el Nuevo Cementerio de Castellón, con la única salvedad de que el contacto con la tierra será más bien simbólico. Para no contravenir la normativa sobre Sanidad Mortuaria en España, que exige las inhumaciones en féretro, la solución aceptada por la comunidad islámica de Castellón pasa por enterrar a sus seres queridos dentro de un ataúd sobre un lecho de tierra y el féretro, a su vez, cubierto por otra lámina de tierra.

Resuelto el problema sanitario que suponía enterrar por el rito musulmán, la capital de La Plana abrirá sus puertas en breve al segundo cementerio islámico de toda la Comunidad Valenciana. «Hasta ahora venimos enterrando a nuestros seres queridos en Valencia», según explicó el secretario del Centro Cultural Islámico castellonense, Mohamed Ahmed.

Así pues, tal y como indicó el gerente de la empresa mixta Nuevo Cementerio, Antonio Porcar, a EL MUNDO, «sólo falta que el Ayuntamiento de el visto bueno definitivo al proyecto que ya cuenta con todos los trámites previos para ser una realidad». Se trata de urbanizar una parcela de 500 m2 en la reserva de suelo que tiene el segundo camposanto de la ciudad para sus futuras ampliaciones.

“Hemos acordado disponer inicialmente de entre 30 y 40 sepulturas para fieles musulmanes», después de haber logrado un acuerdo sobre la forma de enterrar -no serán sepulturas directamente en el suelo- y de la tasa a pagar por este servicio funerario”, indicó el gerente a la espera de la última palabra del Ayuntamiento de Castellón que es el que tiene que sufragar las obras.

“Como el Corán no contempla exhumaciones ni que varios cadáveres compartan sepulturas, entendían que la tarifa debía de ser más económica que la que se aplica al resto de los enterramientos”, explicó Porcar a este diario sobre las negociaciones previas que se habían atascado y ya han visto la luz al final del largo túnel.

Según el acuerdo de cooperación entre España y la Comisión Islámica (ley 27/1992), se debe reservar espacios en los cementerios para entierros islámicos. «Se reconoce el derecho a la concesión de parcelas reservadas para los enterramientos musulmanes en los cementerios municipales, así como el derecho a poseer cementerios islámicos propios», se indica en el documento.

Castellón, pues, va a cumplir con dicho acuerdo en próximos meses al reservar 500 metros cuadrados para difuntos musulmanes que estarán separados por una valla del resto de las sepulturas y columbarios del Nuevo Cementerio. Eso sí, accederán a su necrópolis por la misma puerta que el resto de usuarios y no por un acceso diferente como pedía la comunidad musulmana inicialmente, tal y como explicó Porcar.