La multiculturalidad llega a las escuelas de La Rioja

La multiculturalidad del alumnado riojano se palpa en la mayoría de las aulas de los colegios.

76

La multiculturalidad del alumnado riojano se palpa en la mayoría de las aulas de los colegios de Calahorra. Tanto centros públicos -‘Ángel Oliván’, ‘Quintiliano’ y ‘Aurelio Prudencio’- como concertados -‘Teresianas’, ‘Agustinos’, ‘San Andrés’ y ‘La Milagrosa’- cuentan en sus clases con escolares nacidos en familias de inmigrantes.

A la vista está cada día en las puertas de todos los colegios, donde cada mañana se concitan padres nacidos en Calahorra, Marruecos, Argelia, Colombia o Ecuador. Y, aunque los números de alumnos inmigrantes seguro que varían de un colegio a otro, tanto los centros públicos como concertados son multiculturales.

No obstante, el mayor porcentaje de alumnos de padres extranjeros se registra en el colegio San Andrés. En este centro, el 90% de los chavales que acuden a clase pertenecen a población inmigrante o gitana. El principal motivo de la concentración de alumnos con raíces extranjeras es la ubicación del colegio. «Al estar situado en el casco antiguo, donde hay mucha población inmigrante, lo habitual es que lleven a los niños aquí», se explica desde la dirección de este centro concertado.

Todo lo contrario ha sucedido en el CEIP Quintiliano, donde el colectivo de padres esperaba este curso una mayor presencia en sus clases de alumnos de origen musulmán al implantarse como asignatura el islam.

«La verdad es que no se ha notado mucho la diferencia y no se ha notado mucho el cambio», señala la presidenta del AMPA, Marta Gutiérrez. «Lo cierto es que pensábamos que al impartir islam muchas familias musulmanas querrían matricular a sus hijos en este centro, pero no ha sido así», añade Gutiérrez. De hecho, como dato significativo, apunta que «no se ha producido ningún traslado de alumnos de otros centros escolares de Calahorra a este colegio por la asignatura del islam».

La ubicación es un factor

Marta Gutiérrez señala, por otro lado, a la ubicación del colegio como factor principal de la asistencia al centro de escolares de padres musulmanes. «En esta zona hay viviendo bastantes familias árabes desde los últimos años, aunque hay que tener en cuenta con los niños de esas familias han nacido aquí y son españoles», precisa.

En el colegio San Andrés, a pesar de ese 90% de alumnado inmigrante, no se ha constatado una demanda para la implantación de la religión islámica como asignatura como sucedió el curso pasado en el colegio Quintiliano.

«En su momento, durante el curso pasado, nos insinuaron algo, pero realmente ninguna familia lo ha pedido al colegio», dicen desde la dirección. De todos modos, en el que caso de que hubiese una petición formal para que el Islam se imparta en este centro, «haremos lo que se nos marque desde la Consejería de Educación», se matiza desde la dirección del colegio, en el que la convivencia cultural «se lleva bien y sin ningún tipo de problema».