Gobierno de Melilla facilitará la entrada de borregos de Marruecos para la fiesta del Eid el Adha

La Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria permitirá instalar un Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) para facilitar el paso de borregos procedentes de Marruecos a Melilla tras su revisión veterinaria.

54
corderos-melilla-eid-el-adha

El presidente de Coalición por Melilla (CpM), Mustafa Aberchán, se ha mostrado satisfecho con la decisión de la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria que permitirá instalar un Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) en Beni Enzar para facilitar el paso de borregos procedentes de Marruecos tras su revisión veterinaria. El punto de control se habilitará entre los días 7 y 22 de agosto según consta en la autorización que el Ministerio de Agricultura remitió anteayer a la Delegación del Gobierno en Melilla. A pesar de ser un paso para solucionar el problema de la entrada de estos animales, Aberchán ha cuesitonado otros aspectos como el de quién traerá a los corderos hasta Melilla y a dónde irán.

De acuerdo con la orden ministerial que regula el paso de animales del país vecino a la ciudad por la excepcionalidad de la celebración del Aid El Kebir, el destino de los animales será una explotación ganadera registrada oficialmente y se hará en medios de transporte adecuados. El importador de los borregos deberá contar con la aceptación previa de los animales, siempre firmada por el titular de la explotación ganadera.

Para Aberchán, esta norma va en contra de la ley 8/2003, que fue aprobada por el Congreso y no por un ministerio y la cual indica que la entrada de animales se puede hacer por una persona jurídica o física en el PIF. Según señaló el cepemista hace una semana, los líderes del PP local eliminaron esa figura física de la orden ministerial, en la que se recoge que sólo puede importar una explotación ganadera. De ahí que CpM acuse de querer “privatizar una tradición melillense”.

División social

Aberchán también ha considerado que la autorización para instalar este punto de control deja al descubierto la “maniobra bastarda” del anterior delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani; del presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, y de la consejera de Presidencia y Salud Pública, Paz Velázquez. Según el líder de CpM, la intención de no habilitar el PIF era para evitar que los melillenses musulmanes celebraran su Pascua Grande.

Ante estas afirmaciones, Imbroda respondió a Aberchán a través de su cuenta de Twitter: “El único que plantea operaciones bastardas es él. Busca la división de Melilla en musulmanes y cristianos y además para enfrentarlos. Intenta manipular a los musulmanes melillenses y abusa de la religión para hacerlo”.

Por último, el cepemista ha aplaudido que la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, haya recuperado la impronta de apostar por el interés general del pueblo de Melilla y luche por sus tradiciones.

Marín: “El puesto de inspección en la frontera no es novedad, también se instaló el año pasado”

El secretario regional del PP, Miguel Marín, se preguntaba de forma retórica cuál era la novedad que celebraban CpM y PSOE al anunciar que se iba a instalar un puesto de inspección fronterizo en Beni Enzar para el paso de los borregos. “Ninguna”, respondió, argumentando que “el año pasado ya lo hubo”. El dirigente popular defendió que con la orden ministerial redactada por el PP “se permite perfectamente el paso de corderos” de Marruecos a la ciudad autónoma.

Todo lo que se diga en el sentido contrario es mentira”, sostuvo Marín ante los medios de comunicación. Según criticó, la formación socialista está dejando que sea CpM el partido que “maneje los hilos” de la Delegación del Gobierno. Así, el secretario regional del PP incidió en que el propósito del líder de los cepemistas, Mustafa Aberchán, no es otro “confrontar y dividir” a la población melillense por sus “intereses espurios”. Algo que, según subrayó Marín, estaría consiguiendo “con el beneplácito del PSOE”.

Para los populares locales, el número uno de CpM ha entrado en “un estado de esquizofrenia” al criticar que el partido del Gobierno local tiene alguna motivación para prohibir el paso de los corderos. Una vez más, Marín criticó que la estrategia del principal partido de la oposición sea introducir la religión en el debate político. “Desde el PP llamamos a la población musulmana de Melilla para que no se deje engañar ni manipular en este asunto”, recalcó. Según incidió el secretario regional, su formación ha hecho todo lo posible para permitir que los borregos del país vecino puedan pasar a Melilla, pese a la normativa europea, para que los musulmanes de la ciudad cumplan el ritual del sacrificio en la festividad del Aid El Kebir.