Detenido un hombre en Jaén por incitar al odio contra los musulmanes y los gitanos

Por colocar mensajes de odio contra musulmanes y gitanos en su página de Facebook, un hombre de 39 años, de nacionalidad española, ha sido detenido en Jaén en el marco de la operación Keito, llevada a cabo en comandita por la Guardia Civil de Jaén y la de Navarra.

101
cuartel guardia civil jaen

“Moro y maricón, no puede haber más desgracia”, “Los gitanos, como las bombillas: colgando y con las tripas ardiendo”. Por este tipo de mensajes, publicados en su página de Facebook, ha sido detenido en Jaén un hombre de 39 años, de nacionalidad española, en el marco de la operación Keito, llevada a cabo en comandita por la Guardia Civil de Jaén y la de Navarra. Se le acusa que difundir a través de su perfil en la red social frases de “contenido violento”, con las que, de un modo claro y directo, “se incita al odio y a ejercer la violencia contra diversos colectivos, tales como musulmanes, individuos de etnia gitana y personas de color”.

En el trascurso de la investigación el cuerpo de seguridad del Estado ha analizado centenares de mensajes escritos presuntamente por el detenido, entre los incluía algunos de contenido extremo. Y lo hacía, además, sin restricción, es decir, en su perfil público, que cuenta con una gran cantidad de seguidores. Por esta causa, la Guardia Civil determina que su contenido es susceptible de incitar al odio, la violencia y la discriminación.

Tras percibir “gravedad y brutalidad” en los contenidos vertidos en las redes sociales, la Guardia Civil inició una investigación para tratar de identificar al usuario de este perfil. La búsqueda dio como resultado la identificación del mismo, quien, posteriormente, a partir de las directrices establecidas por el juzgado de instrucción número uno de Jaén, fue citado en calidad de investigado como presunto autor de un delito contemplado en el artículo 510 del Código Penal.
La investigación ha estado coordinada por el fiscal delegado para delitos de odio en Jaén. Esta operación se enmarca en un programa de la Secretaría de Estado de Seguridad, dependiente del Ministerio del Interior, que establece, entre sus prioridades, la persecución de esta clase de actitudes presuntamente delictivas.