Cierra el canal saudí Cordoba Internacional en medio de la polémica por sus contenidos

124
cierra canal cordoba

Su sede de San Sebastián de los Reyes (Madrid) está vacía; en su web las noticias son viejas y ha desaparecido la señal del canal Hispasat. Córdoba Televisión Internacional, un canal de televisión saudí en español, ha cerrado siete años después de su inauguración.

Concluía así un ambicioso proyecto puesto en marcha en 2012 por la fundación saudí Mensaje del Islam, afín a la familia real, que dirige el jeque Abdelaziz al Fawzan.

«Desde abril nos abonaban las nóminas con retraso, no se pagaba a proveedores y no hacíamos prácticamente producción”, comentan un par de los pocos trabajadores que aun en primavera pertenecían a la empresa Abac Center 21 que regentaba el canal de televisión. En mayo les llegó el despido a todos.

Un centenar de periodistas, técnicos y administrativos llegaron a trabajar en sus naves, en la periferia norte de Madrid. Córdoba Televisión se coló en la TDT de una docena de provincias y también pudo ser sintonizada vía satélite en Latinoamérica. Fue en Andalucía donde tuvo más presencia al poder ser vista en Sevilla, Málaga, Granada y Córdoba.

El jeque Al Fawzan, un teólogo saudí wahabí (ultrarrigorista), no ha explicado los motivos del cerrojazo. Las cuantiosas pérdidas que acumulaba el canal (unos diez millones de euros), su escasa audiencia y la constante polémica en la que se vio envuelto son probablemente algunas de las razones que le incitaron a clausurarlo.

El canal estuvo inmerso en la controversia por sus continuos despidos de trabajadores y directivos, que dio lugar a numerosas demandas ante los tribunales laborales.

Al mismo tiempo, sus contenidos wahabíes causaron malestar entre muchos musulmanes españoles.

En diciembre de 2017, ante las cámaras de la televisión kuwaití Al Resala, Al Fawzan instaba, por ejemplo, a los musulmanes, a no felicitar ni participar, haciendo un regalo, en las fiestas de los cristianos empezando por la Navidad. «¿Cómo podríamos asociarnos a una fiesta religiosa inspirada en un dogma perverso rechazado por el Corán?», se preguntaba antes de pedir que se diera la espalda a los cristianos.

Said Alilech, imán y presidente de la Asociación de Jóvenes Musulmanes de España, criticó, por ejemplo, en 2015, en su programa Consultas islámicas, a los musulmanes sunníes que frecuentaban la fundación shií Alulbeyt que acababa de abrir sus puertas en Madrid. “Su creencia [de los shíies], su fe, sus bases ideológicas son contradictorias no solo con la doctrina sunní, sino con los fundamentos musulmanes”, afirmó.

El criticó también la celebración del nacimiento del Profeta Muhammad, el Eid al Maulid, que es realizada en todo el mundo islámico pero rechazada por los wahabíes.