Abdurresid Ibrahim recordado por difundir el islam en Japón

El miércoles se conmemorará el 78 aniversario del fallecimiento de Abdurresid Ibrahim, un viajero tártaro-turco conocido por sus esfuerzos por introducir el islam en la sociedad japonesa.

Ibrahim llegó por primera vez a Japón en 1900 después de viajar por Asia y publicar un tratado de dos volúmenes titulado “El mundo del islam”. Observó la situación socioeconómica de la comunidad circundante y les predicó el islam, y también estableció una asociación para tal fin.

Incluso después de 78 años de su fallecimiento, sigue siendo la fuerza unificadora de las comunidades musulmanas en Japón.

Encuentro con intelectuales otomanos

Ibrahim nació en Omsk, región siberiana de Rusia, en una familia tártaro-turca en 1857, y comenzó a estudiar en una madrasa a la edad de siete años.

Llegó a Estambul para continuar su educación y regresó en 1884 después de estudiar Ciencias Islámicas durante más de cuatro años en Medina.

Después de conocer a intelectuales como Ahmed Vefik Pasha y Muallim Naci, escribió artículos para el periódico Umran titulados “El futuro de los musulmanes de Rusia”.

Ibrahim, que viajó a Europa en 1896 y explicó los problemas de los musulmanes en Rusia, salió de Estambul en 1897 y visitó Palestina, Hiyaz y Egipto.

Luego, viajó a través de Italia, Austria, Francia, Bulgaria, Yugoslavia y Rusia occidental antes de llegar a Japón a través del Cáucaso y Siberia.

La victoria japonesa en la guerra ruso-japonesa de 1904-1905 también tuvo implicaciones para las sociedades musulmanas en Rusia.

En Tokio, donde vivía, Ibrahim predicó el islam a varios estadistas japoneses estableciendo relaciones con la familia imperial.

Fundó la asociación “Ajia Gikai” para promover el Islam en Japón e intentó construir una mezquita en Tokio.

La Mezquita de Tokio simboliza la unión

Regresó a Estambul en 1910 e informó al pueblo otomano sobre Japón.

Ibrahim, que vivió en la provincia de Konya durante varios años de su estancia en Turquía, comenzó a viajar nuevamente después de su vida solitaria allí.

Cuando el viajero regresó a Japón en 1933, comenzó a construir una mezquita en 1934, que hoy se conoce como la Mezquita de Tokio en la capital.

Con los japoneses adinerados cubriendo los gastos de construcción de la mezquita, que se completó en 1938, fue designado primer imam o líder de oración de la mezquita.

La Mezquita de Tokio, legado espiritual de Ibrahim, quien murió hace 78 años, el 17 de agosto de 1944, promueve la armonía y la unidad de las comunidades islámicas de Japón.

El viajero, que fue enterrado en el cementerio Tama de Tokio, es recordado por las comunidades musulmanas en los aniversarios de su nacimiento y muerte.

FuenteAnadolu
Artículo anteriorIndia y Pakistán: 75 años después de la partición, el sueño de la reconciliación sigue siendo imposible
Artículo siguienteRector de la Gran Mezquita de París: Es imposible aceptar el acto atroz del ataque a Rushdie