India y Pakistán: 75 años después de la partición, el sueño de la reconciliación sigue siendo imposible

Entre Pakistán e India, que celebran su independencia el 14 y 15 de agosto respectivamente, no podemos hablar de reconciliación; las relaciones diplomáticas se degradan entre los dos países, con Cachemira como fuente principal. Las tensiones han aumentado desde que Nueva Delhi impuso su autoridad directa sobre Jammu y Cachemira en agosto de 2019. Este estado de mayoría musulmana, reclamado por Pakistán, es más que nunca un polvorín que podría hacer estallar una nueva guerra. Una situación que es consecuencia directa de la partición de las Indias Británicas en 1947, año en que esta colonia que entonces abarcaba los territorios de India, Pakistán y Bangladesh, obtuvo su independencia.

Antes de su partida, los británicos habían decidido crear dos estados según criterios religiosos: uno de mayoría hindú, India, el otro de mayoría musulmana, Pakistán. Pero la división, llevada a cabo apresuradamente por la antigua potencia ocupante, tuvo consecuencias dramáticas. El cruce por las rutas del exilio de 15 millones de personas que huían de sus hogares -lo que se mantiene como uno de los mayores movimientos de población de la historia- degeneró rápidamente, dando lugar a sangrientos enfrentamientos entre musulmanes, por un lado, y sijs e hindúes, por el otro, especialmente en las regiones de Punyab y Bengala. Entre uno y dos millones de personas murieron durante la partición.

Varias guerras en el mostrador

Circunstancia agravante, los británicos realmente no aclararon la situación antes de su partida. Los 562 estados principescos tuvieron la libertad de elegir entre tres opciones: mantener su independencia, unirse a Pakistán o unirse a la Unión India. Muy rápidamente, estalló una feroz competencia entre los dos países. Cada uno trató de atraer tantos estados como fuera posible a su redil.

Los estados más grandes y los ubicados en regiones estratégicas como Hyderabad y Cachemira han sido los más disputados. Dado que la población de Cachemira es musulmana en más del 70%, Pakistán pidió la organización de una votación. Por su parte, India cuestionó esta petición al jugar con el hecho de que el maharajá de Cachemira era hindú y tenía derecho a incorporar su estado a la Unión India. Comenzó así una guerra secreta tan pronto como se firmó el tratado de independencia. Todavía dura.

Desde la retirada de los británicos, Cachemira ha sido escenario de tres guerras. La primera en el momento de la elección, cuando el maharajá dudaba entre Pakistán e India. Este conflicto llevó a la ONU a crear una comisión especial sobre el tema: la Comisión para India y Pakistán (UNCIP), objeto de la Resolución 39 votada en enero de 1948 por el Consejo de Seguridad. Sería prorrogada por la Resolución 47 en abril del mismo año.

La segunda guerra tuvo lugar en 1965, como resultado de la guerra chino-india de 1962. Para luchar contra su enemigo de manera más efectiva, Pakistán se acercó a China y le cedió el valle de Shaksgam a cambio de su apoyo en el conflicto con la India. La guerra la gana Nueva Delhi, que obtiene unos años más tarde el reconocimiento oficial de la línea de alto el fuego, la “Línea de Control”, como frontera entre los dos países. Fue traspasada por el ejército pakistaní en 1999, lo que dio lugar a una tercera guerra en Cachemira, conocida como conflicto de Kargil.

Entre estos dos conflictos, la sociedad pakistaní se fracturó dramáticamente. El país se componía hasta 1971 de dos entidades territoriales ubicadas respectivamente en el noroeste y noreste de la India. El gobierno indio aprovecha la oportunidad para apoyar a la Liga Awami, una organización nacionalista bengalí. A partir de 1970, esta última reclamó la autonomía de Pakistán Oriental y el fin de la unidad nacional. El gobierno pakistaní reacciona declarando la ley marcial. Detiene al líder de la oposición. La India se involucra en un conflicto armado, lo que conducirá, tras tres millones de muertos, a la independencia de Pakistán Oriental, que se convertirá en Bangladesh.

Problemas significativos de memoria

Millones de personas experimentaron sucesos traumáticos durante la partición entre India y Pakistán. Pero hasta hace unos años, sus testimonios no habían sido recopilados. Por eso, Gunneta Singh Bhalla, cuya abuela le contó sobre su exilio del territorio de Pakistán a la India en 1947, decidió tomar una iniciativa. “Durante este viaje con sus hijos pequeños, fue testigo de escenas de muerte y violencia que la atormentaron por el resto de su vida”, dijo a Reuters. Esta mujer india que emigró a EEUU a la edad de 10 años creó entonces el sitio “The 1947 Partition Archive”.

Hoy, el sitio contiene unos 10.500 testimonios sobre el tema, constituyendo así la colección de memorias más importante de la partición. “Me negué a que se olvidara la historia de mi abuela, ni la de otras personas que vivieron la partición”, indicó.

A medida que pasan los años, estos testimonios despiertan mayor interés entre los sobrevivientes del éxodo y sus familias. Para la profesora de historia Ayesha Jalal, “tales iniciativas ayudan a documentar las experiencias de partición y sirven como antídoto para las narrativas políticas cargadas de los dos estados. Ayudan a aliviar las tensiones entre las dos partes y abren caminos para un diálogo interpersonal muy necesario”. Sin embargo, estas iniciativas existen gracias a los ciudadanos que son conscientes de los problemas de la memoria. A pesar de algunas iniciativas diplomáticas raras, los intentos de reconciliación entre los dos países nunca han tenido éxito hasta ahora.

FuenteSaphirnews
Artículo anteriorJoven musulmán egipcio salva a cinco niños de la iglesia de Giza que sufrió un incendio
Artículo siguienteAbdurresid Ibrahim recordado por difundir el islam en Japón