Naciones musulmanas critican a la India por comentarios insultantes al islam

India enfrenta una gran indignación diplomática por parte de países de mayoría musulmana luego de que altos funcionarios del gobernante partido nacionalista hindú hicieran referencias despectivas al islam y al Profeta Muhammad, lo que generó acusaciones de blasfemia en algunas naciones árabes que han dejado a Nueva Delhi en apuros para contener la lluvia dañina.

Al menos cinco naciones musulmanas han presentado protestas oficiales contra India; Pakistán y Afganistán también reaccionaron con fuerza el lunes a los comentarios hechos por dos destacados portavoces del Partido Bharatiya Janata del primer ministro Narendra Modi. La ira se ha derramado en las redes sociales y en algunas naciones árabes han surgido llamados a boicotear los productos indios. En casa, ha provocado protestas contra el partido de Modi en algunas partes del país.

Los controvertidos comentarios siguen al aumento de la violencia contra la minoría musulmana de la India por parte de nacionalistas hindúes que se han envalentonado por el silencio habitual de Modi sobre tales ataques desde que fue elegido por primera vez en 2014.

A lo largo de los años, los musulmanes indios a menudo han sido blanco de todo, desde su comida y estilo de vestir hasta los matrimonios interreligiosos. Grupos de derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional han advertido que los ataques podrían escalar. También acusaron al partido gobernante de Modi de mirar hacia otro lado y, en ocasiones, permitir el discurso de odio contra los musulmanes, que representan el 14 por ciento de los mil 400 millones de habitantes de la India, pero aún son lo suficientemente numerosos como para ser la segunda población musulmana más grande de cualquier nación.

El partido de Modi niega las acusaciones, pero los musulmanes de la India dicen que los ataques contra ellos y su fe han aumentado considerablemente.

La ira ha ido en aumento desde la semana pasada después de que los dos portavoces, Nupur Sharma y Naveen Jindal, hicieran comentarios especulativos que fueron vistos como un insulto al profeta del islam Muhammad y su esposa Aisha.

El partido de Modi no tomó medidas contra ellos hasta el domingo, cuando comenzó un repentino coro de indignación diplomática cuando Qatar y Kuwait convocaron a sus embajadores indios para protestar. El BJP suspendió a Sharma y expulsó a Jindal y emitió una rara declaración diciendo que “denuncia enérgicamente el insulto a cualquier personalidad religiosa”, una medida que fue bien recibida por Qatar y Kuwait.

Más tarde, Arabia Saudí e Irán también presentaron quejas ante India, y la Organización de Cooperación Islámica con sede en Yeddah dijo que los comentarios se produjeron en un “contexto de intensificación del odio y el abuso hacia el Islam en India y prácticas sistemáticas contra los musulmanes”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la India rechazó el lunes los comentarios de la OCI como «injustificados» y «estrechos». El domingo, las embajadas de la India en Qatar y Kuwait emitieron un comunicado diciendo que las opiniones expresadas sobre el Profeta Muhammad y el Islam no eran las del gobierno indio y fueron hechas por «elementos marginales». La declaración decía que ya se habían tomado medidas enérgicas contra quienes hicieron los comentarios despectivos.

Sin embargo, las críticas de los países musulmanes fueron severas e indicaron que insultar al Profeta Muhammad era una línea roja.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Qatar dijo que esperaba una disculpa pública del gobierno indio, y Kuwait advirtió que si los comentarios quedan impunes, India verá “un aumento del extremismo y el odio”. El Gran Mufti de Omán describió la “grosería obscena” del partido de Modi hacia el Islam como una forma de “guerra”. Riad dijo que los comentarios eran insultantes y pidió “respeto por las creencias y religiones”. Y la Mezquita Al-Azhar de Egipto, la institución de aprendizaje religioso más importante del mundo sunita, describió los comentarios como “terrorismo real (que) puede hundir al mundo entero en crisis graves y guerras mortales”.

Los comentarios hechos por Sharma durante un programa de televisión en India y Jindal en un tuit corren el riesgo de dañar los lazos de India con las naciones árabes.

India mantiene fuertes relaciones con los países del Golfo, que dependen de millones de trabajadores migrantes de India y otras partes del sur de Asia para servir a sus pequeñas poblaciones locales y manejar la maquinaria de la vida diaria. India también depende de los países árabes del Golfo ricos en petróleo, como Arabia Saudí, para impulsar su economía sedienta de energía.

Los comentarios también generaron ira en el archirrival y vecino de India, Pakistán, y en Afganistán.

El lunes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán convocó a un diplomático indio y transmitió la «fuerte condena» de Islamabad, un día después de que el primer ministro Shahbaz Sharif dijera que los comentarios eran «hirientes» y que «India bajo Modi está pisoteando las libertades religiosas y persiguiendo a los musulmanes». El Ministerio de Relaciones Exteriores de la India respondió llamando a Pakistán “un violador en serie de los derechos de las minorías” y dijo que no debería involucrarse “en propaganda alarmista ni en intentar fomentar la discordia comunitaria en la India”.

“India otorga el mayor respeto a todas las religiones”, dijo el portavoz del ministerio, Arindam Bagchi.

Las críticas también llegaron desde Kabul. El Emirato Islámico de Afganistán dijo que el gobierno indio no debería permitir que «tales fanáticos insulten… al Islam y provoquen los sentimientos de los musulmanes».

El partido de Modi también enfrentó la ira de algunos de sus propios seguidores, pero fue por una razón diferente. Muchos nacionalistas hindúes publicaron comentarios en las redes sociales diciendo que el gobierno estaba cediendo ante la presión internacional.

Los sentimientos y ataques contra los musulmanes han aumentado en toda la India bajo Modi. La semana pasada, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que India estaba presenciando “ataques crecientes contra personas y lugares de culto”, lo que provocó una respuesta de Nueva Delhi, que calificó los comentarios de “mal informados”.

Más recientemente, las tensiones religiosas se han intensificado después de que algunos grupos hindúes acudieran a un tribunal local en la ciudad norteña de Varanasi para solicitar permiso para rezar en una mezquita del siglo XVII, alegando que se construyó demoliendo un templo. Los críticos dicen que estas tensiones se han visto exacerbadas por los presentadores de la televisión india durante los estridentes debates.

Fuentelajornadamaya.mx
Artículo anteriorAustralia contará con los dos primeros ministros musulmanes
Artículo siguientePrimer encuentro España-Iraq celebrado en la Fundación Alulbeyt