Líderes religiosos musulmanes llaman a la población de Kazajistán a la calma

Los principales líderes religiosos de Kazajistán han llamado a la población a la calma y han apoyado al presidente Kassym-Jomart Tokayev en medio de la crisis desencadenada en el país en los últimos días por la subida del precio del gas licuado de petróleo. Los disturbios se saldan de momento con 26 manifestantes y 18 policías muertos (según el propio Gobierno), junto con 3.000 detenidos y 748 agentes heridos. El miércoles dimitió el Gobierno y se declaró el estado de emergencia. Este viernes, han comenzado a llegar tropas de países aliados, encabezados por Rusia.

El metropolita Alexander, cabeza en el país de la Iglesia ortodoxa rusa (que congrega a la mayoría del 26,2 % de cristianos), ha exhortado a la población a dejar de alimentar conflictos que ponen en peligro la estabilidad política y económica. Mostrando su apoyo al presidente, subrayó que la crisis podría llevar a la pérdida de su soberanía y de valores morales, espirituales y culturales centenarios.

Según recoge la web kazaja Inform, también el muftí supremo del país, Bauryzbai Kazhy, que está al frente del 70,2 % de musulmanes que componen la población, se expresó en términos parecidos. Apuntó que es deber de cada kazajo preservar la independencia del país. Es imposible vivir sin paz, por lo que pidió a Al-lah que conceda a los kazajos «unidad y solidaridad».