India-Pakistán: La guerra del cricket

Con la excepción del cricket, India, un país de casi 1.500 millones de habitantes, está espectacularmente por debajo del promedio cuando se trata de deportes competitivos internacionales. La segunda nación más poblada del mundo tiene el peor récord olímpico en términos de medallas por habitante. Entonces, su único papel destacado en lo que respecta a demostrar su destreza deportiva ha sido el cricket, en el que es una fuerza dominante.

Una vez considerado como una importación colonial británica, el cricket es el único deporte que une a la mayoría de los indios, que están profundamente divididos por casta, región, religión y color de piel. Entonces, siempre que haya una aparente falta de fervor patriótico cuando se trata de apoyar a India, especialmente cuando el país está jugando con su archirrival Pakistán, habrá una reacción violenta.

Después de la reciente derrota del equipo de cricket indio ante el equipo paquistaní en la copa mundial de cricket T20, una parte de la población india cayó en un paroxismo de odio, ridiculizando a Mohammed Shami, el único jugador de cricket musulmán en el equipo indio, en las redes sociales. Esto provocó una respuesta fulminante del capitán del equipo, Virat Kohli, quien declaró: “Atacar a alguien por su religión es lo más patético que puede hacer un ser humano”.

Pero en los estados de Uttar Pradesh, Jammu y Cachemira y Rajastán al menos 14 personas (principalmente jóvenes musulmanes) fueron arrestadas y acusadas, después del partido, por celebrar la victoria de Pakistán, algunas de ellas bajo leyes de sedición que conllevan cadena perpetua. Existe una larga historia de amarga rivalidad en el cricket entre Pakistán e India, pero esta reacción instintiva contra estos llamados “actos de sedición” es un nuevo mínimo.

Guerra por otros medios

Las autoridades de los tres estados diferentes pidieron que se detuvieran y acusaran a las personas que celebraban la victoria de Pakistán. En Uttar Pradesh, donde siete han sido detenidos, una persona fue acusada de sedición. Otros fueron acusados de varios delitos, incluido el artículo 153A, que penaliza el promover la enemistad entre diferentes grupos, y el artículo 504, que castiga el insulto intencional con el objetivo de quebrantar el orden público. La policía también ha invocado la Sección 66F de la Ley de Tecnología de la Información, que cubre el “terrorismo cibernético” y también conlleva una cadena perpetua.

En Rajastán, una maestra de una escuela privada que publicó “¡Ganamos!” acompañado de una fotografía del equipo de cricket de Pakistán en una red social, fue arrestada por “afirmaciones perjudiciales para la integración nacional” en virtud del artículo 153B del Código Penal y fue despedida de su trabajo.

En Jammu y Cachemira, seis personas, estudiantes y personal de dos facultades de medicina, fueron detenidas por publicar supuestamente consignas pro Pakistán después del partido en virtud de una ley antiterrorista que prohíbe apoyar “la salida de una parte del territorio de la India”. Esto es particularmente significativo, porque el controvertido Territorio de Cachemira ha sido durante mucho tiempo un punto de tensión entre los dos países. Uno de los estudiantes publicó una foto de la bandera pakistaní en su página de Facebook con el mensaje: “Te amo Pakistán, Te extraño Pakistán, Jeet Mubarak (Felicitaciones por tu victoria) Pakistán”, lo que fue visto como una provocación deliberada.

Mensaje subliminal

A pesar de que se habla de que el cricket es “sólo un juego” y que el “espíritu deportivo” debe prevalecer siempre, el deporte es principalmente la guerra por otros medios. Los dos países han librado cuatro guerras convencionales desde que Pakistán se estableció tras la Partición en 1947.

Debido a su amor mutuo por el deporte, el cricket proporciona una vía para que los dos países desarrollen su enemistad mutua sin recurrir a la fuerza de las armas. El críquet nunca puede ser “solo un juego” cuando India juega contra Pakistán: es una de las mayores rivalidades en los deportes, un concurso de identidad nacional y una oportunidad para que uno acumule puntos frente al otro.

Si bien el deporte proporciona una plataforma simbólica para la competencia entre naciones rivales, puede empujar a los países enemistados hacia un nacionalismo rabioso. La rivalidad futbolística condujo a la guerra entre El Salvador y Honduras en 1969, cuando los disturbios durante el período previo a la Copa Mundial de México de 1970 llevaron a una invasión armada de 100 horas de Honduras por parte del ejército salvadoreño.

Para muchas personas en India, la idea de ciudadanos musulmanes que se jactan de la victoria de su rival más acérrimo dentro y fuera del campo deportivo se considera insoportablemente desleal. Mientras tanto, para algunos musulmanes indios, la victoria de Pakistán proporciona un apoyo subliminal a su resentimiento contra lo que ven como una dominación mayoritaria hindú, particularmente en los últimos años bajo el gobierno del nacionalista hindú BJP y el primer ministro Narendra Modi.

Esta no es la primera vez que se arresta a personas en India por apoyar a Pakistán. En 2014, 60 estudiantes de Cachemira fueron arrestados por apoyar a Pakistán en el torneo de la Copa Asia. Al año siguiente, 15 hombres fueron arrestados por apoyar a Pakistán en un juego de un día del Trofeo de Campeones. Pero también vale la pena señalar que muy pocos de estos casos de sedición se procesan con éxito.