Juegos Olímpicos de Tokio: ¿Qué es el Equipo Olímpico de Refugiados?

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están en marcha, con más de 11.000 atletas que representan a 206 países. Un equipo que ha llamado la atención es el Equipo Olímpico de Refugiados. En lugar de representar a un país individual, este equipo está formado por atletas de 11 países que ahora viven y entrenan en 13 países anfitriones. Esta es la segunda vez que el equipo de refugiados competirá en los Juegos Olímpicos. La primera vez fue en los Juegos Olímpicos de Verano en Río de Janeiro, Brasil, en 2016.

El equipo ha aumentado de tamaño desde 2016, de 10 a 29 miembros. Este es también el primer año que hay un Equipo Paralímpico de Refugiados. En 2015, el Comité Olímpico Internacional (COI) creó un Fondo de Emergencia para Refugiados para ayudar a llevar a los refugiados al deporte.

En 2015, 65 millones de personas en todo el mundo tuvieron que abandonar sus hogares como resultado de conflictos o desastres naturales. En ese año, más de un millón de refugiados ingresaron en Europa después de huir de guerras en Oriente Medio, África y Asia Central.

La creación del Equipo de Refugiados fue diseñada para enviar un mensaje de esperanza a millones de refugiados en todo el mundo. Los 10 atletas que compitieron en Río de Janeiro procedían de Siria, Sudán del Sur, República Democrática del Congo y Etiopía.

Los 29 atletas olímpicos que compiten en Tokio provienen de Siria, la República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Eritrea, Venezuela, Irán, Afganistán y Camerún. Muchos de estos países están experimentando conflictos o guerras civiles, lo que hace que sea demasiado peligroso para los atletas regresar a sus países de origen. El equipo competirá en 12 especialidades deportivas, que incluyen atletismo, bádminton, boxeo, piragüismo, ciclismo, judo, kárate, taekwondo, tiro, natación, levantamiento de pesas y lucha libre.

En España, se ha creado el centro deportivo Alejandro Blanco para las personas refugiadas, y se encuentra en Getafe, Madrid. De esta forma España se convierte en el primer país del mundo en abrir un centro deportivo exclusivo para personas refugiadas.