Nepal, un país modelo de convivencia interreligiosa en el Sur de Asia

Nepal es un país conocido por desarrollar una efectiva convivencia interreligiosa. A diferencia de algunos medios indios, dominados por extremistas hindúes, los medios de Nepal mantienen un amplio respeto hacia el Islam y los musulmanes nepaleses.

Nepal es el país soberano e independiente más antiguo del sur de Asia. No tiene su Día de la Independencia porque ningún imperio global nunca lo colonizó. Desde la unificación del actual Nepal por el entonces rey Prithvi Narayan Shah, del poderoso principado de Gorkha, en la segunda mitad del siglo XVIII, los musulmanes fueron una parte integral de Nepal.

Muchos historiadores dicen que los musulmanes fueron fundamentales para la formación del Nepal moderno por sus habilidades en el armamento y otros campos técnicos.

Prithvi Narayan Shah estableció la capital nacional en Katmandú, controlada por la dinastía Malla en 1769. Sin embargo, la primera mezquita en el valle se construyó en 1524.

La histórica mezquita ubicada en el corazón de Katmandú se conoce como “Taquia de Cachemira”. Esta mezquita, situada frente al entonces Palacio Real del “único reino hindú del mundo”, nunca enfrentó ningún odio antimusulmán ni siquiera en la época de la monarquía hindú en Nepal.

Nepal es un país de mayoría hindú donde los budistas constituyen la segunda porción más grande de la población. Según el último censo de Nepal de 2011, las poblaciones de hindúes, budistas, musulmanes y cristianos son del 81,3%, 9%, 4,4% y 1,4% respectivamente.

Nepal ha visto una notable presencia de musulmanes en varios sectores, desde la política hasta la prensa y desde la cinematográfica hasta la economía.

Uno de los ministros principales de las siete provincias del país (Mohammad Lalbabu Raut Gaddhi de la provincia 2) también pertenece a la comunidad musulmana de la nueva república democrática federal.

Debido a los lazos amistosos entre la mayoría hindú de Nepal y la minoría musulmana, hay voces a favor de una mayor inclusión de los musulmanes en el aparato estatal de Nepal. Esta voz ha obtenido tanto el respaldo político como la progresiva aprobación de la mayoría hindú en Nepal.

Una vez que esta voz se materialice más, Nepal será ampliamente elogiado como un país más inclusivo que sus vecinos en el subcontinente.