Un tren de alta velocidad que conectará las ciudades sagradas islámicas de Meca y Medina, en Arabia Saudí, ha comenzado sus operaciones el lunes 1 de octubre.

El ferrocarril de alta velocidad mejorará la congestión que se crea durante la temporada de peregrinaje hacia dos de los tres lugares sagrados del Islam.

La línea ferroviaria de 450 kilómetros unirá Meca y Medina con paso por Yeddah en el Mar Rojo y sus trenes podrán alcanzar velocidades de hasta 300 kilómetros por hora.

En ese medio de transporte, los viajeros reducirán el tiempo entre uno y otro centro urbano que hasta ahora dilata unas cinco horas; con el tren bala el recorrido se cumple en dos.

“El viaje entre los Haramain (dos mezquitas sagradas) será más corto y fácil’, destacó el ministro saudí de Transporte, Nabil al Amudi.

Según funcionarios locales, se trata del mayor proyecto de transporte en la región que se construyó a un costo de unos 16.000 millones de dólares.

La línea ferroviaria tendrá solo cinco estaciones: Meca, Yeddah, la Ciudad Económica del Rey Abdulá, el Aeropuerto Internacional Rey Abdulaziz y Medina.

Las autoridades correspondientes dijeron que habrá ocho servicios por día hasta el final de este año y luego se incrementarán hasta 12.