peregrinacion arabia saudi

Las autoridades saudíes, siguiendo las recomendaciones de Donald Trump y Benyamin Netanyahu, han tomado medidas que impiden a más de 600.000 musulmanes palestinos tomar parte en el Hayy (Peregrinación Mayor) o en la Umra (Peregrinación Menor), señala el sitio de Middle East Eye (MEE).

Varias agencias de viaje interrogadas por MEE indican también que Arabia Saudí se niega a conceder visados a todo detentador palestino de un pasaporte jordano temporal, una medida que afecta en particular a los habitantes palestinos que viven en Jerusalén Este y a una parte de los refugiados palestinos en Jordania, señala el periodista Mustafa Abu Sneineh.

Unos 634.000 palestinos viven en Jordania y en el Jerusalén Este ocupado por Israel. Ellos no disponen de ningún documento de viaje más que el pasaporte temporal jordano para poder ir a Arabia Saudí, donde millones de peregrinos visitan cada año las ciudades santas de Meca y Medina.

El pasaporte temporal jordano es un documento válido por cinco años. Es entregado a los palestinos que residen en Jerusalén Este por el servicio del Estado civil y pasaportes jordano en Ammán.

Los refugiados palestinos de la Franja de Gaza que viven en Jordania, cuyo número se estima en unos 150.000, reciben igualmente un pasaporte temporal, mientras que los palestinos que viven en la Cisjordania ocupada por Israel tienen el derecho a pedir uno normal.

Los detentadores de un pasaporte temporal jordano no tienen número de identificación nacional jordano y, por lo tanto, no tienen derecho a la plena ciudadanía jordana.

Kamal Abu Dhiab, director de la Sociedad Jordana de Turismo y Agencias de Viajes, declaró a MEE que su organización había sido informada “por teléfono” de la medida por el consulado saudí en Ammán.

“Puedo confirmar que ellos nos informaron que no enviáramos pasaportes jordanos temporales para la obtención de un visado. El consulado saudí nos informó recientemente de esto y su mensaje no fue escrito, sino verbal”, dijo Abu Dhiab.

Abu Jalid al Yimzawi, propietario de una oficina de turismo en Al Odeh, en Jerusalén Este, declaró que había sido informado de la decisión por el Ministerio palestino de Asuntos Religiosos en Ramalá.

Los palestinos de Jerusalén Este fueron invitados, en su lugar, por las autoridades saudíes a pedir pasaportes emitidos por la Autoridad Palestina, declaró a MEE el propietario de una agencia especializada en la Umra y el Hayy bajo la cobertura del anonimato por temor a perder su contrato con el Ministerio saudí del Hayy y la Umra.

Sin embargo, los palestinos de Jerusalén temen las repercusiones de tal decisión. Si piden un documento entregado por la AP, podrían perder su residencia en Jerusalén. Israel utiliza varios pretextos para privar a los palestinos del derecho a residir en la ciudad, incluyendo la “doble nacionalidad”. Una fuente palestina dijo a MEE que la AP no entrega pasaportes a los residentes palestinos en Jerusalén con tarjeta de residencia israelí por tales razones.

Ciertos medios palestinos y árabes han vinculado esta decisión saudí al “acuerdo del siglo” promovido por el presidente de EEUU, Donald Trump. Washington habría solicitado el apoyo de Arabia Saudí a las medidas que buscan eliminar el derecho al retorno a los refugiados palestinos desplazados por la creación de Israel en 1948 y las guerras arabo-israelíes subsiguientes.

Estas medidas buscarían naturalizar y obtener números de identidad nacionales para los refugiados palestinos en países como Jordania y el Líbano, algo que estos países rechazan. Esto demuestra una vez más la hostilidad del régimen saudí hacia los palestinos y su sumisión total a los dictados de EEUU.