El Instituto Islámico de Xinjiang promueve la lucha contra el extremismo en China

70

El mayor instituto de educación islámica en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang del noroeste de China se ha comprometido a formar al personal religioso con una postura política correcta y con excelentes características morales para mantener la estabilidad social y la unidad étnica.

Para lograr ese objetivo, el instituto concede gran importancia a la educación tanto política como anti-extremista.

“Los contenidos incluyen conferencias sobre leyes, el informe del 19° Comité Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) y el Pensamiento de Xi Jinping sobre el Socialismo con Características Chinas para una nueva era”, dijo Elijan Anayit, jefe del comité del PCCh del Instituto Islámico en Xinjiang, a Global Times.

Localizado en Urumqi, el Instituto Islámico en Xinjiang comenzó a reclutar estudiantes en 1987 y ha ayudado a formar al personal religioso, incluyendo imanes para mezquitas.

El reportero de Global Times vio pancartas con frases de los discursos de Xi, incluyendo “Cuida la unidad étnica como si fuera nuestros ojos” en el instituto.

Los estudiantes deben tomar cursos sobre doctrinas religiosas en el instituto, y después de cinco años de estudio, deben aprobar un examen final antes de ser enviados a mezquitas en otras regiones de Xinjiang, dijo Elijan.

Los cursos sobre doctrina religiosa enfatizan la paz y la solidaridad, y revelan que el extremismo distorsiona las doctrinas islámicas y es antihumano y antisocial, dijo.

Las tres fuerzas malvadas – extremismo, separatismo y terrorismo – están tratando de influenciar a los estudiantes. Es por eso que el instituto ha fortalecido los esfuerzos para mejorar la inmunidad de los estudiantes contra las fuerzas del mal, dijo Elijan.

“Enfatizamos repetidamente a los estudiantes que, como ciudadanos chinos, debemos amar a nuestro país primero y que las tres fuerzas del mal quieren dividir a nuestro país y sabotear su unidad étnica … Cuando se gradúen del instituto y trabajen en mezquitas, impartirán lo que tienen aprendido a otros grupos religiosos”, dijo. Además de educar al personal religioso, el instituto ayuda a los extranjeros a conocer las políticas étnicas y religiosas de China.