Líderes de alto rango del Frente Moro de Liberación Islámica (MILF) visitaron el cuartel general militar filipino en la capital el jueves, marcando otro hito en el proceso de paz entre el gobierno y el pueblo musulmán Bangsamoro.

“En nombre de los soldados, marineros y aviadores, les doy la bienvenida al cuartel general militar” en el Campamento Aguinaldo, dijo el jefe general militar Carlito Galvez Jr. a los oficiales del MILF, citado por Rappler, un sitio de noticias filipino.

Las Fuerzas Armadas de Filipinas desplegaron así la alfombra roja para el vicepresidente del MILF, Ghazali Jaafar, y el jefe de Gabinete de las Fuerzas Armadas Islámicas de Bangsamoro, Sammy Al Mansour, y sus colegas en la Comisión de Transición de Bangsamoro.

“Nos sentimos honrados por la invitación y nos sentimos honrados por la bienvenida”, dijo Jaafar.

Después de que se le entregara una rosa blanca que simboliza la paz, Jaafar fue escoltado por Gálvez para estrechar la mano de otros oficiales de alto rango.

Gálvez dijo que la creación de la nueva región de Bangsamoro llevará a una mejor cooperación entre los militares y el MILF en la lucha contra los grupos armados radicales en Mindanao.

La histórica visita coincidió con una reunión de un comité bicameral en el Congreso para conciliar las disposiciones contradictorias de la Ley Básica de Bangsamoro (BBL).

El portavoz presidencial, Harry Roque, anunció el miércoles pasado que el presidente, Rodrigo Duterte, firmará el proyecto de ley antes de pronunciar su discurso sobre el Estado de la Nación el próximo 23 de Julio.