Perú interesado en el mercado halal

El mercado Halal mueve alrededor de 2 billones de dólares en el mundo y es sinónimo de seguridad y calidad, lo cual representa una oportunidad comercial para los productores y exportadores peruanos, señaló el presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Julio Pérez Alván.

En el evento ‘Turning Perú into a Halal World Power’, organizado por ADEX y Halal Trade and Marketing Center, el titular del gremio comentó que el concepto Halal evolucionó de forma notable y en la actualidad es un requisito técnico que no solo alcanza a los alimentos frescos, sino también a los procesados, industria cosmética y farmacéutica.

Se debe indicar que el término Halal se refiere a todo lo que es benéfico y saludable, aporta a la calidad de vida y reduce los riesgos en la salud. En ese sentido, la certificación Halal garantiza que los productos cumplan con las prácticas aptas para los musulmanes, desde su producción, materiales de embalaje, almacenamiento, transporte, distribución, entre otros.

La certificación Halal -cabe precisar- determina que un producto o servicio cumple con lo que establece Ley Islámica (Shaira) para que este sea consumido, esto garantiza que los productos agroalimentarios cumplen con el conjunto de prácticas permitidas por la religión musulmana.

“La comunidad musulmana, principal consumidora, así como otras religiones, exigen cada vez más productos con esta certificación. Asimismo, la creciente demanda de bienes saludables, orgánicos y naturales, demuestra una tendencia hacia una alimentación más saludable en la región del Golfo Pérsico y en otras partes del mundo”, refirió Pérez Alván.

Añadió que esta disposición por una alimentación saludable ayudó a impulsar el incremento de las exportaciones peruanas en los últimos años, en particular de los superfoods como la quinoa, alcachofa, mango, aguacate, uva, espárrago, chía, castaña, cacao, maca, entre otros; todos ellos productos que pueden ser certificados en el mercado Halal.

Oportunidades

Por su parte, el director del Centro de Investigación de Economía y Negocios Globales CIEN-ADEX, Edgar Vásquez Vela, informó que los despachos peruanos a las economías emergentes que conforman la Organización para la Cooperación Islámica, concentran por ahora el 2% del total de nuestras exportaciones.

Existe una agenda pendiente a fin de aprovechar estas oportunidades, pues se trata de un mercado sofisticado con un crecimiento importante. En esa línea –continuó– se deben generar condiciones a fin de que los productos peruanos sean atractivos a los ojos de esos consumidores.

“El Estado debe brindar a los empresarios herramientas adecuadas con el propósito de llegar a esos segmentos de manera competitiva: acuerdos de libre comercio, promover las inversiones y evitar la doble tributación. Hay economías importantes con las que no hemos cerrado el círculo de un relacionamiento estratégico”, señaló.

Fuentegestion.pe
Artículo anteriorEl Profeta Ayub (P)
Artículo siguienteArgelia encarga a la Gran Mezquita de París la certificación halal de los productos que importe de Francia