Comunidad islámica latinoamericana rechaza insultos al Profeta (PB)

La comunidad islámica de América Latina rechazó por discriminatorias las declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre el apoyo a la publicación de caricaturas de Muhammad y a la creación de un «islam ilustrado» para frenar el radicalismo.

«Respetamos la libertad de expresión cuando no agrede a nadie, pero la que usan para agredir y para insultar deja de serlo. La libertad se entiende como el respeto a la libertad de todos en general», dijo a Sputnik el presidente de la Asociación Islámica del Perú, Zuheir Mustafa.

«Esta es la diferencia y la confusión que está haciendo la prensa, que no distingue a un musulmán verdadero y al mensaje del islam de un grupo desviado mentalmente que no tiene nada que ver con esta religión», aclaró en relación con el asesino del profesor Samuel Paty.

«Si usted ve una persona cristiana, musulmana, católica cometer un error, no puede ligar a una religión, a una nación. En el islam hay personas que no son buenas, en el cristianismo también (…) es un acto individual, repudiable, nadie apoya esto, lo repudiamos enérgicamente», enfatizó.

Mensaje latinoamericano

Mustafa recordó que en Francia viven casi ocho millones de musulmanes que «vienen practicando su religión desde hace muchos años y no ha habido problemas».

«Pueden criticar todo lo que quieran, pero no dibujar caricaturas. Estas cosas hacen que el mundo islámico reaccione, es una falta de respeto», dijo Mustafa en alusión a iniciativas de boicot contra Francia y sus productos lanzadas en varios países islámicos o de mayoría musulmana, con Turquía a la cabeza.

Señaló que todos los líderes latinoamericanos hemos declarado que «estamos en contra de la violencia y en contra de que sigan maltratando a la figura del profeta».

“Es hora de que todos los presidentes del mundo actúen civilizadamente, como actúan los musulmanes que no agreden a nadie. Nunca hemos atacado la figura de Cristo, ni de la Virgen Maria. Al contrario, rezamos todo los días por ella, respetamos a todos los profetas por igual», sostuvo.

De qué crisis hablamos

«Él dice [por Macron] que el islam está en crisis. Pero con pruebas irrefutables queda claro que lo que está en crisis es especialmente Occidente. Y respecto del terrorismo, hoy el islam a todas luces, basta con abrir un diario, es la primera víctima en todo el mundo. Ahí tenemos la Palestina ocupada y saqueada, Yemen, Siria, Irak, Libia», enumeró en diálogo con Sputnik el sheij argentino Mohsen Ali.

«Si Francia quisiera ayudar, en primer lugar tendría que denunciar todo lo que ha hecho en los últimos 15, 16 años, para ayudar a la formación de grupos como ISIS [Estado Islámico]. Tendría que dejar de financiarlos y entrenarlos, y dejar que sean los musulmanes o los países islámicos quienes se los saquen de encima, o a lo sumo ayudarlos», dijo el también director de la Casa para la Difusión del Islam.

El sheij interpretó que las declaraciones de Macron también se explican por el contexto electoral, dado que en 2022 intentará la reelección. Las primeras encuestas difundidas en los últimos días auguran un cabeza a cabeza entre el mandatario y la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen.

Por otro lado, también llamó la atención sobre otros aspectos que preocupan al Presidente como el crecimiento sostenido de la comunidad islámica en el país. «No olvidemos que Francia tiene en su territorio a un tercio de los musulmanes de Europa. Es un hecho que no lo dicen los diarios locales: cada vez hay mas franceses que adoptan el islam como método para adorar a Dios», reflexionó.

Para Moshen Ali esta realidad le preocupa a Macron porque, entre otras cosas, «el islam tiene un axioma que dice ‘al tirano oponte, lucha con él y auxilia al oprimido'».