Musulmanes canadienses buscan darse a conocer a sus compatriotas

Octubre es el Mes de la Herencia Islámica en Canadá, y los musulmanes canadienses esperan pasar el mes acercándose a sus compatriotas y enseñándoles sobre su religión. “El Mes de la Herencia Islámica brinda a todos los canadienses la oportunidad de comprender de qué se trata el Islam”, dijo Syed Sohardwardy, fundador del Consejo Supremo Islámico de Canadá, que posee la Mezquita Riyadhul Jannah Masjid en la ciudad de Airdrie.

“Hay muchos malentendidos debido a algunas personas equivocadas que se llaman a sí mismas musulmanes”, dijo.

El Mes de la Historia Islámica Canadiense se implementó por primera vez en 2007. Según canada.ca, el mes está destinado a celebrar la herencia islámica y reconocer las importantes contribuciones que la comunidad musulmana ha hecho a la sociedad canadiense.

“Los canadienses musulmanes enriquecen nuestras vidas y contribuyen a la prosperidad y la herencia de nuestro país a través de sus logros sobresalientes en muchos campos, incluida la literatura, las matemáticas, las ciencias, los deportes y las artes”, señala el sitio web.

Hamza Nabi, un miembro activo de la comunidad del Centro Islámico de Airdrie, dijo que la veracidad, la compasión y el amor por el prójimo son valores musulmanes que él cree que son universales.

“Si hubiera algo de luz que arrojar sobre este tema, desde nuestra perspectiva, una de las cosas que nos gustaría que la gente entendiera son las contribuciones que los musulmanes han hecho en todo el mundo”, dijo Nabi. “Podría ser una forma de conectarse con personas de otras culturas y arrojar una luz positiva”.

Nabi agregó que el mes de octubre se utilizará para difundir la conciencia sobre los musulmanes en la comunidad al acercarse a los canadienses para promover los valores que los musulmanes aprecian.

Según Soharwardy, la violencia perpetrada por grupos terroristas como el Daesh y Al Qaida ha causado mucho daño a la reputación del Islam. El Mes de la Herencia Islámica es una oportunidad para corregir esas percepciones erróneas.

“No somos extraños. Somos parte de la comunidad, pagamos impuestos y somos tan parte de la sociedad como cualquier otra persona”.

Según Soharwardy, hay aproximadamente 1,5 millones de musulmanes en Canadá. Con el número en continuo crecimiento, él cree que es importante que los musulmanes se acerquen a sus compatriotas canadienses y los conozcan. Dijo que vivir en una sociedad multicultural significa que los canadienses deben conocerse, independientemente de su origen religioso.