EEUU concede un 357% más de atención mediática a los atentados cometidos por musulmanes que al resto

37

Los ataques terroristas cometidos por extremistas musulmanes reciben en Estados Unidos un 357% más de cobertura informativa que los cometidos por no musulmanes, según una nueva investigación de la Universidad de Alabama. Antes de alcanzar su estadística final, los investigadores han manejado factores como el tipo de objetivo, el número de muertos y si los atacantes fueron o no detenidos antes del ataque.

Los atentados cometidos por no musulmanes (o en los cuales la religión del autor se desconoce) recibieron una media de 15 titulares, mientras que aquellos cometidos por extremistas musulmanes tuvieron 105.

Las conclusiones se basan en todos los ataques terroristas cometidos en Estados Unidos entre 2006 y 2015 y recopilados en la Global Terrorism Database. La disparidad en la cobertura de los medios está especialmente fuera de sintonía con la realidad, dado que entre 2008 y 2016, los terroristas blancos y ultraderechistas llevaron a cabo casi el doble de ataques terroristas que los extremistas musulmanes.

Aun así, no todos los titulares tienen la misma audiencia. “Lo desglosamos por dos tipos diferentes de fuentes y encontramos que el exceso de cobertura es mucho más grande en medios nacionales que en medios locales”, explica el investigador principal, Erin Kearns.

Un nuevo documental de The Guardian, White fright (el miedo blanco), sigue el caso de un ataque orquestado por un no musulmán. En 2015, Robert Doggart fue condenado por planear un ataque en Islamberg, una pequeña comunidad de Nueva York. Un fiscal estadounidense describió el plan de Doggart como ataque “terrorista”.