Cuatro escuelas públicas de Nueva York ofertarán menús halal

97
cuatro escuelas halal ny

En Brooklyn, los esfuerzos conjuntos de los padres musulmanes y judíos durante años para que los comedores escolares ofrezcan comidas halal y kosher a sus hijos han dado frutos.

Los esfuerzos se iniciaron en 2015 en varias escuelas públicas locales, tras la victoria de Bill de Blasio, el alcalde demócrata de Nueva York, que prometió el reconocimiento en el calendario escolar de los dos principales días festivos musulmanes: el Eid el Fitr y Eid el Adha.

Unas semanas después de la fuerte señal enviada por De Blasio, que rompió con la dura época de su predecesor, Michael Bloomberg, un grupo de padres musulmanes de Brooklyn logró que una gran escuela primaria, ubicada en Coney Island Avenue, de la cual el 50% de los estudiantes eran musulmanes, tuviera una opción vegetariana en el menú escolar. Un primer paso importante, que los padres musulmanes ansiosos por convertir en otro gran salto adelante: la introducción de halal en la cantina.

Tres años más tarde, el trabajo de campo llevado a cabo de estos padres impulsó a dos concejales, Jaim Deutsch y Rafael Espinal, a tomar medidas prácticas para que los menús halal y kosher formen parte del catering escolar.

Estos padres han demostrado un gran poder de persuasión para convencer a la Ciudad de Nueva York de que financie un programa piloto por valor de 1 millón de dólares, para ofrecer comidas gratis halal y kosher a los niños de familias con apuros económicos en escuelas primarias. Cuatro escuelas, dos de las cuales serán públicas y dos denominacionales, han sido seleccionadas.

«Nuestros niños no pueden aprender cuando tienen hambre y durante demasiado tiempo este ha sido el caso de los estudiantes musulmanes y judíos en nuestras escuelas», dijo Rafael Espinal. Este último está doblemente satisfecho con este avance significativo y, lo que es aún más importante, por la posible adopción de un proyecto de ley, que se encuentra actualmente en la Asamblea del Estado de Nueva York, que establece que todas las escuelas públicas de Nueva York servirán comidas que deberán respetar las elecciones de alimentos de todos los estudiantes, ya estén motivadas por la religión o por otros criterios.