La musulmana Samia Suluhu Hassan se convierte en la primera presidenta de Tanzania

Samia Suluhu Hassan es la primera mujer en gobernar Tanzania. La que fuera vicepresidenta de John Magufuli asumió la jefatura de Estado tras el anuncio oficial, el jueves 18 de marzo, del fallecimiento del mandatario, ocurrido el día anterior a consecuencia de complicaciones cardíacas en un hospital de Dar es Salaam, donde fue hospitalizado. Llevaba casi tres semanas sin ser visto, lo que generó nuevos rumores. El hombre, de 60 años, fue reelegido para un segundo mandato en octubre de 2020.

La política musulmana de 61 años y madre de cuatro, ocupará el cargo “por el resto del mandato de cinco años”, hasta 2025, según la constitución de Tanzania. Se convierte en la primera mujer en liderar el país de África Oriental y una de las pocas mujeres en el poder en el continente. Ya se había convertido en 2015 en la primera vicepresidenta de la historia de su país desde la llegada al poder de John Magufuli, del que fue compañera de candidatura.

Una rica carrera política

Samia Suluhu Hassan, nacida en Zanzíbar de una familia modesta, se graduó con un grado en desarrollo económico comunitario en la Universidad Libre de Tanzania, Dar es Salaam, y la Universidad del Sur de New Hampshire, EEUU.

Inició su carrera en el gobierno de Zanzíbar, donde trabajó entre 1977 y 1987, ocupando inicialmente funciones administrativas y luego un puesto de gerente de desarrollo. También en Zanzíbar, se incorporó al Programa Mundial de Alimentos de 1988 a 1997 como directora de proyectos, y luego dirigió durante dos años la asociación de ONGs del archipiélago Angoza.

Su carrera política comenzó en 2000 cuando fue nombrada miembro del Parlamento de Zanzíbar por el partido presidencial de Tanzania, Chama Cha Mapinduzi, todavía en el poder. Más tarde, sería elegida miembro de la Asamblea Nacional de Tanzania.

Samia Suluhu Hassan se ha desempeñado como ministra en varias ocasiones: en Zanzíbar entre 2000 y 2010 y a nivel nacional desde 2014, como ministra de Asuntos de la Unión. Como vicepresidenta, fue el rostro de Tanzania en el extranjero, donde representó regularmente a John Magufuli.

Mientras que Zanzíbar, de donde es Samia Suluhu Hassan, es una región predominantemente musulmana, Tanzania es, según estimaciones del Pew Research Center en 2010, un país predominantemente poblado por cristianos (61%) pero con una gran población musulmana (35%).